25 M: Giro a la izquierda en España

Por: Miguel García Barea (@miguelGbarea)

Las pasadas elecciones municipales y autonómicas han puesto patas arriba el tablero político español. Analizamos algunas de las claves y futuras repercusiones, con la vista puesta en las Elecciones Generales del próximo otoño.

Ada Colau (izq) y Manuela Carmena(centro) dos de las triunfadoras electorales.
Ada Colau (izq) y Manuela Carmena(centro) dos de las triunfadoras electorales.

El 14 de Abril de 1931, el rey de España Alfonso XIII abdicaba y partía para el exilio en Italia. ¿Motivo? El resultado de unas elecciones municipales, en las que candidaturas republicanas se impusieron en la mayoría del territorio español, sobre todo en las ciudades más pobladas. El inesperado desenlace de aquellas elecciones, aparentemente intrascendentes, trajo consigo un nuevo régimen, el de la II República de España (1931-1936). Célebre fue también la reacción del diputado conservador Aznar, que afirmaba no entender cómo un país podía acostarse monárquico y levantarse republicano.

Si bien parece poco probable un cambio tan drástico tras las lecciones del pasado fin de semana, entre otras cosas por la proximidad con respecto a las elecciones generales (previstas para octubre de este año) los resultados tan distintos a los de hace cuatro años y el indiscutible triunfo de la Izquierda bien que nos remite a una época pretérita, como podría ser la de comienzos del siglo XX. El Partido Popular, (PP) demócratas cristianos asociados al PPE y actualmente en el gobierno central, ha perdido 513 mayorías absolutas pese a haber sido la fuerza más votada, y presumiblemente no ostentará más alcaldías tan importantes como Madrid, Valencia, La Coruña o Sevilla, cuyo gobierno pasará a distintas coaliciones de izquierda y ecologistas o socialistas. Misma suerte que la de Barcelona, donde los grandes derrotados han sido CiU, la derecha nacionalista catalana,  en el gobierno autonómico catalán y hasta ese momento en el del Ayuntamiento de la ciudad condal.

PODEMOS: Una exitosa estrategia municipalista

La estrategia de Podemos, partido izquierdista emergente en la política española, ha sido un completo éxito.  Para evitar el desgaste de sus siglas decidieron concurrir en distintas candidaturas municipales, creadas exclusivamente para estas elecciones, en algunos feudos con el apoyo de Equo (partido ecologista) e Izquierda Unida (tradicional  izquierda radical española, que incluye al Partido Comunista). Y para librar la batalla frente a veteranos de la política, han apostado por caras conocidas para la ciudadanía. Por ejemplo, en Madrid, donde la que fuera directora de la plataforma de Jueces por la Democracia, Manuela Carmena (Ahora Madrid) se ha disputado la alcaldía en una vibrante batalla electoral frente a la que fuera presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre (Partido Popular) quien ha vencido en votos y números escaños (21 frente a 20). No obstante, los 9 escaños de Antonio Miguel Carmona, candidato del Partido Socialista (miembro del PES) y tercero en discordia, podrían dar la alcaldía de la capital a Manuela Carmena.

Situación muy similar se ha vivido en Barcelona, donde Ada Colau, activista social y creadora de la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca, dedicada a paralizar desahucios en toda España) se ha impuesto con su plataforma, Barcelona en Comú, tanto en escaños como en votos, relevando del cargo a Xavier Trias (Convergencia i Unió).  En cualquier caso, Colau también se verá obligada a pactar con las distintas izquierdas si quiere la llave de la ciudad. Otras urbes donde coaliciones progresistas herederas del movimiento popular 15M han cosechado un notable éxito han sido La Coruña, Zaragoza y Cádiz. En esta última se producirá el relevo de Teófila Martín (PP) en el poder desde 1995.

En Valencia, los grandes triunfadores han sido Compromís, coalición que integra a regionalistas, ecologistas y distintos partidos de izquierdas, a un escaño de los 10 del PP de Rita Barberá, alcaldesa de Valencia desde 1991. Buena parte de su éxito se debe al carisma de su portavoz Mónica Oltra, abogada nacida en Alemania, famosa por sus camisetas-protesta y su  actitud firme frente a los recientes casos de corrupción destapados en la Comunidad Valenciana.

Mónica Oltra, en un mitin de Compromís.
Mónica Oltra, en un mitin de Compromís.

Las elecciones del pasado fin de semana no solo han afectado a los distintos municipios, sino a buena parte del las comunidades autónomas  del  estado español, con la excepción de Andalucía, Cataluña, Galicia y el País  Vasco. Si bien los resultados han sido más conservadores y menos rupturistas, se observa una generalidad: la irrupción y entrada en los parlamentos regionales de Podemos y Ciudadanos, partido emergente de centro-liberal. Tanto el partido izquierdista de Pablo Iglesias como los moderados de Albert Rivera serán fundamentales a la hora de formar gobierno en casi todas las autonomías.

La Derecha ha ganado en casi todas las autonomías, obteniendo resultados más que notables en Castilla y León y Castilla-La mancha. No obstante, pueden producirse cambios significativos en los distintos gobiernos regionales, como en Navarra, Aragón o Illes Balears, donde las formaciones conservadoras en el poder también podrían ser sustituidas por coaliciones de izquierda.

 

Hacia el tetrapartidismo

Parece evidente que el bipartidismo ha muerto en España. Pactar y llegar a acuerdos puntuales se ha convertido en una necesidad, tanto para aquellos que quieren conservar el poder como para los que lo quieren recuperar u ostentarlo por primera vez.

El PSOE está obligado a entenderse con Podemos si quiere desembarcar al PP. Más margen de maniobra tiene Ciudadanos, calificado de “partido bisagra”, dispuestos a negociar tanto con el PP como con PSOE, e incluso con Podemos según recientes declaraciones de su líder, Albert Rivera.  Una actitud de ambigüedad y transversalidad que desde luego va a favorecer su entrada en las instituciones, si bien puede decepcionar a parte de su heterogéneo electorado, compuesto tanto por reformistas radicales como nacionalistas españoles conservadores  desencantados con el gobierno PP.

En cualquier caso, la jornada electoral ha dejado a otros perdedores sin consuelo posible. UPyD, partido progresista, radical y jacobino, fundado por la ex socialista Rosa Díez, ha perdido toda representación en los gobiernos autonómicos y en los Ayuntamientos de las capitales de provincia.  La mayoría de sus votos han ido a parar a Ciudadanos, con quienes se negaron a negociar una posible candidatura conjunta tras el buen resultado de ambas formaciones en las elecciones europeas del curso pasado. Nadie imaginaba, por aquel entonces, que un año más tarde el destino aguardaría una suerte tan dispar a cada formación. Izquierda Unida, por su parte, ha quedado bastante debilitada en los lugares donde no han concurrido en candidaturas municipalistas junto a Podemos o Equo, así como a nivel autonómico.

Candidatos de Ciudadanos, con Albert Rivera (2º a la izquierda)
Candidatos de Ciudadanos, con Albert Rivera (2º a la izquierda)

¿Una realidad extrapolable a Europa?

La pregunta tras unas elecciones locales siempre será  ¿es extrapolable el resultado de las elecciones municipales españolas al resto de Europa? La respuesta es difícil. Si bien en todo el continente se observa un importante desencanto hacia la actual clase política, los vientos de cambio no soplan en la misma dirección. Tampoco todos los problemas coinciden; en España el desempleo y la deuda de las familias es muy elevado, pero el déficit público es menor que el de otros estados de la Eurozona. Y la emigración, sobre todo de jóvenes universitarios, despierta una preocupación mayor que la inmigración, a diferencia de otros países del norte, acreedores y receptores de personas.

 En las distintas elecciones que hace poco han tenido lugar en Francia, Reino Unido y Polonia son las fuerzas conservadoras las que han salido reforzadas, en los dos primeros con un discurso bastante euroescéptico. En cambio, en Grecia y España es la Izquierda la que ha triunfado; y si bien no se trataban de unas elecciones generales, en la piel de toro el discurso eurófobo ha brillado por su ausencia, tanto entre los progresistas como en los conservadores. Muy buena señal para el resto del continente.

Las reacciones en Europa a los resultados españoles han sido dispares. La prensa internacional coincide, casi con unanimidad, en el triunfo de los “indignados”, nombre que recibieron los participantes del Movimiento 15-M. “Europa tiene que cambiar su política económica y también mostrar un poco de humanidad» ha declarado, por su parte,  el primer ministro italiano Matteo Renzi.

A su vez, el líder del euroescéptico Liga Norte, Matteo Salvini, ha aprovechado para llevar los resultados a su terreno. «El resultado electoral de España y también el voto en Polonia son un bonito golpe para los defensores de Europa, de la banca y de los siervos de Bruselas» en declaraciones a Radio Padania. «Tenemos muchas diferencias con Podemos, pero esto es una bocanada de oxígeno para la Europa de los pueblos. (…) Significa que la gente quiere recuperar el control de las fronteras, de las fábricas, de los campos, del trabajo, de los bancos. Y dice basta a los burócratas de Bruselas y a una Europa sin alma», añadió. Sin embargo, no se ha pronunciado con respecto al fracaso de las formaciones euroescépticas, entre las que destacan EH-Bildu y CUP, las cuales no han vencido en ninguna gran ciudad.

¿Qué pasará de ahora en adelante? El Partido Popular está obligado a hacer autocrítica si no quiere perder más votantes. Podemos y Ciudadanos tienen mucho que ganar – y que perder – en estos meses antes de las elecciones generales; sus aciertos les harán ganar votos, sus errores, perder aún más. El PSOE, alejado de los focos, ha sobrevivido al descalabro que se le vaticinaba – y que no ha resultado ser tal – y desde la sombra podrá establecer una estrategia para reorganizarse. Y por defecto, los distintos partidos nacionalistas periféricos perderán influencia en el conjunto del Estado, dado que su apoyo no será imprescindible para configurar el Gobierno central.

Las elecciones municipales han servido de aperitivo a las Generales de otoño. Triunfadores y derrotados se preguntan lo mismo: ¿quién será el próximo Presidente del Gobierno? Desde la muerte de Franco no se observaba tanta incertidumbre ni resultados tan ajustados en las encuestas. Si bien es cierto que, inevitablemente,  la estabilidad política e institucional será menor, también lo es que la sociedad española está más politizada e implicada que nunca, gracias en parte a las expectativas que han despertado los nuevos partidos. Se avecinan tiempos muy interesantes para la política española y europea. Pónganse cómodos.

Pepe Mujica, un presidente excepcional

Autor : Miguel García Barea

Responsable de “europeizar” la política uruguaya, José Mujica abandonó la presidencia de su país disfrutando de una enorme popularidad internacional. Presentamos el perfil de un político insólito, tanto en su fondo como en sus formas.

El pasado 1 de Marzo de 2015, Tabaré Vázquez, del Frente Amplio, asumió la presidencia de la República de Uruguay. Sin embargo, buena parte de las miradas recayeron sobre su predecesor, el también izquierdista José Mujica. Tras cinco años de gobierno, abandonó el cargo tal como lo había asumido: anciano, humilde y austero, en el mejor sentido de la palabra.

La decisión de no trasladarse a la residencia presidencial y de permanecer en su chacra del extrarradio, donde cultivaba flores junto a su esposa, sorprendía dentro pero sobre todo fuera de su país. Más aún en una época donde los distintos casos de corrupción recientemente destapados han puesto en tela de juicios ciertos privilegios de la clase política. Pepe Mujica siempre restó importancia a ese “detalle”; no le hacía falta mudarse para desempeñar su labor profesional, ni  tampoco le iba a hacer más feliz.

«Presidente Mujica Saludando 2010» de Andrea Mazza – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Presidente_Mujica_Saludando_2010.jpg#/media/File:Presidente_Mujica_Saludando_2010.jpg

 

De guerrillero a hombre de Estado

Nacido el 20 de mayo de 1935 y descendiente de vascos y genoveses emigrados en el siglo XIX, José Alberto Mujica Cordano comenzó su carrera política militando en el democristiano Partido Nacional, el cual abandonó para crear en 1962 la Unión Popular. En los sesenta se integrará en el movimiento guerrillero de Liberación Nacional-Tupamaros, actividad que le costó seis heridas de bala y cuatro arrestos, además de un periodo en prisión entre 1972 y 1985, mientras en su país tuvo lugar la llamada dictadura cívico-militar.

Poco tiempo después de su excarcelación fundará el Movimiento de Participación Popular, favorable al socialismo autogestionario, integrado actualmente en el Frente Amplio. Antes de acceder a la presidencia de la república en 2010 desempeñó los cargos de diputado, senador y Ministro de Agricultura y Pesca durante el primer gobierno del mismo hombre que le acaba de relevar, Tabaré Vázquez.

Un político diferente

Pepe Mújica ofreció una imagen muy distinta a la que un Jefe de Estado nos tiene acostumbrados. Junto a los hermanos Castro en Cuba ha sido el único mandatario en toda América Latina definido en público como ateo, accedió al gobierno con una edad en la que casi ningún político sigue en activo (74 años) y predicó con los hechos su mensaje contra el consumismo, al renunciar al 87% de su salario tras acceder al gobierno y vender la residencia de verano presidencial, cuyos ingresos destinó a obras sociales.

El Presidente en su despacho. Foto via JORDI SOCÍAS (El País)

Su gestión será recordada por aprobar tres polémicas leyes, todas pioneras en Latinoamérica y ausentes en la mayoría de estados del mundo, como son el matrimonio homosexual, la interrupción del embarazo o la regulación del consumo y distribución de cannabis.

“Creo que nadie puede estar a favor del aborto como cuestión de principios” aclaró en una entrevista a TVE, si bien opina que será más fácil actuar desde la legalidad y no ignorando una realidad presente en la sociedad. Razonamiento similar al que empleó para despenalizar el consumo de cannabis y otorgar el monopolio de la producción al Estado, todo un experimento a nivel global, aunque personalmente también  se opone al consumo de esta sustancia.

Pepe Mujica y Europa

Mujica también ha tenido ocasión de opinar sobre Europa. Lo hizo en el programa Salvados, de La Sexta, conducido por Jordi Évole. El ex-presidente uruguayo se refirió al viejo continente como un lugar empantanado, cuyos dirigentes sostienen un discurso vacío, aunque con posibilidades de reacción al albergar a tanta “gente inteligente” como universitarios, académicos o pensadores independientes.

La sencillez y la transparencia de José Mujica contrasta con la imagen de otros líderes de la Izquierda, más proclives a los baños de multitudes y a  la demagogia en su discurso político. Algunos le agradecen el haber “europeízado” más aún el que ya era uno de los estados más secularizados, desarrollados y socialmente avanzados del continente americano. Puede que también  vaya siendo hora de “mujicarizar” la política europea en ciertos aspectos.

MEU Madrid 2015 – Cuando la política y las instituciones se acercan a los jóvenes

Escrito por: Miguel García Barea y Aroa Fandiño Serrano

Las aulas universitarias han sido siempre un punto de encuentro para el debate y el intercambio de ideas. Así sucedió  los días 10, 11, 12 y 13 de Marzo en el campus de la universidad Carlos III de Madrid. Los protagonistas fueron unos 150 alumnos procedentes de las asociaciones AECPOL (Asociación de Estudiantes de Ciencia Política) y JEF-España (Jóvenes Europeístas Federalistas), todos participantes en el Model of European Union (MEU), una simulación que reproduce el funcionamiento de las instituciones europeas.  La primera edición se celebró en 2007 en Estrasburgo, y desde entonces se ha ido repitiendo en numerosas ciudades europeas cada año.

opening

De entre todos los participantes, hubo quienes aprovecharon la ocasión para debutar en este tipo de eventos, como Laia Castellana (23 años, JEF-Catalunya): me animé a participar en MEU Madrid con la posibilidad de conocer a través de una forma más dinámica el funcionamiento de la Unión Europea – admite con la satisfacción de quien ve cumplidas sus expectativas.  También llegaron a Madrid otros miembros de JEF más veteranos y con cierta experiencia en este tipo de actividades.  Alistair Spearing (27, JEF-Catalunya) aprovechó la ocasión para reengancharse a la dinámica europeísta y federalista: hacía demasiado tiempo que no iba a un gran evento de JEF y ya tocaba – nos confiesa – El evento superó mis expectativas, principalmente porque aunque en otros eventos de JEF el grupo estaba bien cohesionado, en el MEU 2015 hubo muchísima química entre todos los participantes. Un buen rollo que se palpaba en el ambiente, responsable en gran medida de que el evento transcurriera con éxito.

 

MEU MADRID 2015  permitió a sus participantes desempeñar los roles de  eurodiputado, miembro del consejo, periodista o lobista. Cada uno tuvo que adecuarse al papel que le había tocado y prepararse de manera autodidacta para ello. Nacho Esteban (20, JEF-Madrid) por ejemplo, ejerció su rol al otro lado del hemiciclo:  en el MEU 2015 fui Chair of the Council of Ministers. La verdad es que al principio estaba algo inquieto porque es un papel muy importante, pero me estudié bien las reglas y procedimientos, las fórmulas de dirigirse formalmente, etc. Además estuve asistido por mi co-Chair en todo momento. Creo que lo hice bastante bien o al menos los ministros salieron  muy contentos de la simulación – revela una vez terminada la simulación.

 

En esta edición del MEU el leitmotiv  versó sobre una propuesta de directiva para controlar los paraísos fiscales e implantar una tasa a las transacciones internacionales inspirada en la Tasa Tobin. A los eurodiputados les tocó defender la posición de su grupo parlamentario (PPE, ALD, S&D, Los Verdes, GUE/NCL, ECR…) adoptando una posición más o menos liberal, europeísta o euroescéptica, progresista o conservadora, en función del grupo al que estuvieran representando, aparcando por un momento las convicciones y opiniones personales.

Me tocó hacer de eurodiputado de GUE/NGL. He de reconocer que, para prepararme, resucité un personajillo comunista que me inventé hace unos años para trolear en un foro de política. La verdad es que me puse en la piel del personaje y creo que fue una actuación bastante convincente.  Bueno, yo no sé si lo hice bien, pero a los organizadores se les fue la pinza y me eligieron mejor delegado – nos dice Alistair, uno de los mejores parlamentarios de la sesión, miembro del grupo más activo (el de la Izquierda Europea y Nórdica)  junto al de los euroescépticos.

 

El modelo de la Unión Europea es una actividad genial donde uno aprende cómo funcionan las instituciones Europeas de forma práctica introduciéndose en ellas, por lo que académica y profesionalmente es muy  enriquecedora.  Además, a nivel personal creo que es una experiencia muy buena para conocer gente de otros países incluyendo otros miembros de JEF – nos confirma Nacho. Opinión que parece coincidir con la de la mayoría de los participantes, quienes, tras tres días de debate, han conocido de primera mano el funcionamiento del parlamento europeo, una gran experiencia para incluir en el CV, pero enriquecedora sobre todo en el plano personal.  Así lo cree también Pablo Biscari (22) co-chair del Council of European Union:   a nivel personal, te ofrece la oportunidad de intercambiar opiniones y experiencias con gente de toda Europa y de fuera de ella. Y a nivel profesional, el ejercer un rol de mediador en el Consejo en cierto sentido ayuda a desarrollar cualidades de mediación extrapolables a otros ámbitos – admite uno de los miembros organizadores más activos.

MEU Madrid ha permitido a sus participantes y organizadores conocer el funcionamiento de las instituciones europeas de una manera distinta, mucho más dinámica y activa que a través de su estudio en los libros de texto. ¿Veremos a algunos de sus participantes en el hemiciclo de Bruselas próximamente? No podemos saberlo, aunque ya hay quienes han reflexionado al respecto. Quizá después de esta simulación me gustaría trabajar para un grupo parlamentario pero no tengo claro que quisiera trabajar como eurodiputada – opina Laia. En realidad nunca me había visto como político pero es verdad que después del Modelo uno se replantea hasta dónde puede llegar y quizás algún día trabaje en las instituciones europeas – afirma Nacho.

No obstante, los participantes son también críticos con la organización. Aspectos de logística tales como la distancia al hotel, los horarios de las sesiones o la coordinación entre organizadores han quedado señalados como pendientes de mejora para las próximas ediciones, si es que vinieran. Una opción desde luego deseable, dadas la satisfacción generalizada y las ganas de repetir de casi todos  los participantes. Definitivamente, sí que volvería a participar – revela sin tapujos Pablo – como miembro de la organización, hay varias cosas que mejoraría y que ya están en conocimiento del resto del equipo, principalmente temas de coordinación, ya que desde dentro pueden verse posibles mejoras que quizás al público no les resulta visibles. También propondría añadir el Senado Imperial el año próximo, por si Consejo y Parlamento llegan a un bloqueo poder desbloquear el procedimiento sin mayores problemas.

El Model of European Union de Madrid dio paso al Federalist Weekend, también celebrado en la capital. Ambos eventos tuvieron lugar con motivo del 30º aniversario de la asociación Jóvenes Europeos y Federalistas (JEF) en España. Treinta años de actividades que han permitido acercar Europa,  el funcionamiento de la UE y las ideas federalistas a la ciudadanía de una manera diferente, mucho más dinámica y accesible de lo que estamos acostumbrados. Y visto el éxito del evento, seguro que les queda cuerda para, al menos, otros treinta años europeístas y federalistas.

Visiones para nuestro futuro común en Europa

Entrevista por: Christian Simon

Título original: Visionen zu unserer gemeinsamen Zukunft in Europa

Traducida por: Miguel García Barea

«EuropeCanDoBetter» es un estudio internacional que recoge las diferentes visiones en Europa de jóvenes de cinco países diferentes para darles voz en el discurso político. En una entrevista con treffpunkteuropa.de, el  investigador asociado Ariane Jordan habla sobre ese proyecto, las posibles soluciones a los retos europeos y la falta de representación de los jóvenes en la política continental.

 

e920316d17021816c3866c3f185a9555

 

treffpunkteuropa.de: EuropeCanDoBetter es un proyecto ambicioso. ¿Cómo puede ayudar a Europa a superar la crisis?

 

Ariane Jordan: En primer lugar, nos gustaría que participasen tantos jóvenes como fuera posible para contribuir con su opinión sobre Europa y disfrutar durante el tratamiento del tema. La atención se centrará en toda propuesta constructiva que pueda solucionar los distintos desafíos europeos: sólo con visiones que contemplen un futuro común dentro de Europa se puede emprender el camino correcto. A la luz de esto, nuestro objetivo es traducir los resultados de «EuropeCanDoBetter» en aportaciones  para la construcción del discurso sobre el futuro de Europa. Un largo viaje  consta de pequeños pasos. Estaremos encantados de caminar juntos  recopilando las opiniones de los jóvenes más implicados y así proporcionar orientación e inspiración para los responsables políticos.

 

¿Y cómo se va a lograr?

 

La Embajada de Polonia, la Oficina Federal de Relaciones Exteriores y varios medios de comunicación ya han mostrado interés en nuestro proyecto. En principio, obviamente, los resultados solo estarán disponibles para nuestros socios, simpatizantes y organizaciones que participaron en el proyecto. Más adelante, se presentarán públicamente en una rueda de prensa que tendrá lugar al final del proceso.

 

Para describir el proyecto en términos algo más claros, se podría decir que su objetivo es salvar el sentimiento  colectivo de “comunidad” en Europa. ¿Cómo se os ocurrió la idea?

 

Todo comenzó durante un seminario en la Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf, cuando los estudiantes estaban discutiendo sobre varios puntos: ¿cuáles serán las consecuencias para el futuro de Europa si corremos el riesgo de que cada país se ocupe en exclusiva de sus propios intereses? ¿Y se ha vuelto tan impopular el sentido europeo de la comunidad como se dice por ahí? Esta discusión nos llevó a establecer un proyecto centrado precisamente en estas cuestiones. Además, había un sector de la población cuya opinión no estaba lo suficientemente representada: los jóvenes. Seguimos hablando de las «generaciones futuras», pero todavía somos incapaces de involucrarlas en el discurso público.

 

Se ha preguntado a los jóvenes de cuatro países diferentes. ¿Es suficiente?

 

Por supuesto que nos hubiera gustado incluir más países de nuestro proyecto, pero tuvimos que adaptarnos a los recursos disponibles. Dadas las circunstancias, una comparación entre cuatro países es ya de por sí una tarea bastante ambiciosa.

 

Así que nos escogieron al azar Alemania, el Reino Unido, España y Polonia.

 

No hemos elegido a estos cuatro países sin orden ni concierto. Basamos nuestra selección en el principio de «la mayor diversidad de casos posible», es decir, nos fijamos en los países que más se diferencian entre sí con respecto a sus actitudes hacia Europa. Tenemos a un país europeísta como Polonia, al más escéptico de todos (Reino Unido) y uno en crisis como España. Alemania fue, en cierto modo, una opción obvia (se trata del país en el que se está llevando a cabo el estudio.

 

¿Quién financia el proyecto?

 

EuropeCanDoBetter es un proyecto de la Fundación Centro de Cambio, una fundación científica sin ánimo de lucro e independiente, que se centra en proyectos relacionados con los cambios económicos y sociales. EuropeCanDoBetter es financiado en parte por la fundación y en parte por nuestro patrón en Düsseldorf, Udo van Meeteren. También contamos con el apoyo de la organización no lucrativa Fundación Hertie.

 

EuropeCanDoBetter es un socio de cooperación de los Jóvenes Europeos Federalistas (JEF). Sin duda es una buena manera de dar a conocer su proyecto. Hasta ahora, sin embargo, su página de Facebook sólo tiene alrededor de 200 «Me gusta» – señal de escasa relevancia. ¿Se han concienciado los jóvenes lo suficiente con su proyecto?

 

Hasta ahora, todos con los que hemos hablado han dado la bienvenida al proyecto. Prueba de ello es también el gran apoyo recibido por más de 80 organizaciones, que nos han ayudado a anunciar el proyecto entre sus respectivos miembros. Sin embargo, no debemos engañarnos: en estos días, hay bien de competencia entre proyectos relacionados con Europa. Sólo unos pocos, sin embargo, están orientados a las soluciones. En lugar de limitarnos pedir opiniones, nuestro objetivo es escuchar las  posibles soluciones que los jóvenes propongan para el futuro de Europa.

 

¿Por ejemplo?

 

Corresponde a los encuestados para definir la causa de esta sensación de crisis. De hecho, eso es exactamente lo que hace especial a nuestro proyecto: nosotros no definimos los aspectos más relevantes de la crisis. En su lugar, preguntamos a los participantes los temas y ámbitos de actuación que son más relevantes para ellos. En el proceso también queremos destacar los diferentes miedos que la gente de Polonia, España o Reino Unido puedan tener.

 

¿Ya se han producido los primeros resultados?

 

Sí, estarán disponibles en breve. Vamos a comenzar con la segunda oleada de encuestas dentro de tres o cuatro semanas: para entonces, habremos evaluado las opiniones de nuestros encuestados sobre los grandes retos para Europa. Hasta el momento, hemos recibido poco menos de 1.500 respuestas solo para esa misma pregunta.

 

Luego, ¿van a modificar las preguntas?

 

Al igual que el primer turno, el segundo también incluirá algunas preguntas fundamentales sobre Europa. Estamos interesados ​​principalmente en las reacciones a las consecuencias de la crisis financiera y el curso de la política exterior de la UE. En cualquier caso, casi ningún otro tema impulsa el debate tanto como (las elecciones y el Nuevo gobierno de) Grecia y el conflicto ucraniano. El enfoque de nuestro estudio, sin embargo, reside claramente en el desarrollo de posibles soluciones a los problemas que la propia generación joven haya enumerado en la primera ronda de encuestas.

 

Muchas gracias por la entrevista.

 

Entrevista se llevó a cabo por Christian Simon. Traducida al español por Miguel García Barea.

Si estás interesad@ en participar en el cuetionario, haz clic aquí

Esperanto y Unión Europea; una relación conflictiva

autor: Maxime Retailleau

Título original: L’espéranto et l’Union européenne: une relation conflictuelle

Traducido por Miguel García Barea

El esperanto fue inventado por el médico polaco Ludwik Lejzer Zamenhof, con el propósito de llegar a ser una segunda lengua que, extendida en todo el mundo, permitiera a los individuos comunicarse entre sí. Las asociaciones esperantistas y ciertos partidos políticos como Europe Démocratie Espéranto, están convencidos de que las instituciones europeas ganarían mucho empleando la lengua en el interior de su seno. Entonces, ¿por qué nadie les toma en serio ?

El Esperanto, inventado en 1887, fue diseñado como un lenguaje universal, sobre todo para evitar el «imperialismo» de una lengua nacional sobre las demás lenguas del mundo. – Martin Schmitt

 

Europa parecía ser la región más propicia para que triunfara el esperanto. La mayoría de las letras de su alfabeto  proceden del  latín, y su vocabulario está inspirado e influido por numerosas lenguas indoeuropeas, luego nos es más mucho más fácil aprenderlo que a los chinos o a los indios. Además, la gran diversidad de lenguas en la UE  (un total de 24 oficiales) plantea a menudo problemas que una lengua artificial neutra podría resolver.

Sin embargo, la Unión Europea ha mostrado muy poco interés por el esperanto. Además de ser artificial, la lengua no es utilizada oficialmente en ninguno de los países miembros, hecho que plantea un impedimento jurídico. Eso también explica que no disponga de ningún apoyo estatal, al contrario que otros idiomas. Y a menudo se le reprocha no tener la riqueza cultural e histórica de una lengua nacional o regional, por lo que su aprendizaje no se ve favorecido.

En cambio, el informe Grin, dirigido por un economista francés por encargo del Alto consejo para la escuela de aquel país, pone de manifiesto  el interés que tendría en la Unión Europea la enseñanza y uso del esperanto.

Nos recuerda en primer lugar que es una lengua muy simple y fácil de aprender. No incluye ni verbos irregulares ni excepciones gramaticales. Y en el que también es fácil entenderse: «Estaba discutiendo el otro día con gente de Québéc en esperanto… ¡y nos comprendíamos mejor que en francés !» nos ha revelado Didier Loison, vicepresidente de Esperanto Frances.

Entonces, al no ser la lengua materna de nadie, permitiría reestablecer la equidistancia lingüística dentro de las instituciones europeas. En efecto, el inglés goza de una situación de privilegio que favorece inevitablemente a sus hablantes nativos. Por tanto,  la lengua inglesa era percibida como «imperialista», constituyéndose así la «gran enemiga» de los esperantistas.

Además, el esperanto permitiría a su vez reducir los enormes gastos ligados a la traducción. Pero no se trata de sustituir ninguna de las demás lenguas. De hecho, los esperantistas desean que durante las reuniones y debates de las diferentes instituciones europeas cada uno se exprese en su lengua materna. En cambio, solo habría una única traducción propuesta, en esperanto. Para que este hecho se llevase a la práctica, haría falta que todo el mundo lo hablara.

Así, como el informe Grin reconoce, el esperanto no puede: «recomendarse más allá que dentro de una estrategia a largo plazo que se materializaría en una generación». Los esperantistas pierden apoyos e individuos implicados en su causa. Ellos luchan por hacer oír su voz y para dirigir bien su proyecto a largo plazo.

Enfin, se trata de un problema de información. La gran mayoría de la población conoce mal sus objetivos. Muchos también albergan reticencias fundamentadas en ideas falsas, como lamenta Michèle Abada-Simon, vicepresidente del partido Europe Démocratie Esperanto: «Bastante gente piensa que el esperanto va a reemplazar a todas las demás lenguas. Nuestro objetivo es bien distinto: es una lengua complementaria, que podría  permitir a todos los individuos comunicarse entre sí. Pero cada uno continuaría al mismo tiempo utilizando su(s ) lengua(s) matena(s)».

Por lo tanto, se han dado muy pocos pasos a favor del esperanto hasta la fecha. En Hungría por ejemplo, se permite elegir el esperanto en la prueba  de lengua extranjera al final de la escuela secundaria. También es posible presentarse a los exámenes de nivel estatal según la clasificación de la MCER (Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas Común) en los niveles B1, B2 y C1.

 

La Unión de la energía comienza en los Pirineos

Escrito por: Adriano Bajolle

Título original: L’Union de l’énergie commence sous les Pyrénées

Traducido por: Miguel García Barea

 

Después de ocho años de trabajo, la nueva línea de alta tensión que une España a Francia fue inaugurada el viernes por los primeros ministros Manuel Valls y Mariano Raroy. Con una capacidad de 2.000 MW, que duplicará la capacidad de interconexión entre los dos países. Un paso importante en el camino hacia la Unión Europea de la Energía.

 energia pirineos

 

La línea de todos los superlativos

Nos encontramos frente a la culminación de un viejo proyecto entre Francia y España. Lanzado oficialmente en 2008, pero ideado hace más de veinte años, la interconexión eléctrica entre Baixas, en los Pirineos y Santa Llogaia se inauguró el pasado viernes, 20 de febrero, y entrará en servicio el próximo junio.

Su extensión de más de 65 kilómetros representa toda una hazaña tecnológica. Con una producción récord de 2.000 MW DC, es la mayor línea subterránea con ese nivel de potencia. El proyecto también establece récord en cuanto al coste de la inversión: 700 millones de euros. Ese es el precio a pagar para no deformar los paisajes pirenaicos con torres de alta tensión.

Europa decidió financiar el proyecto como parte del plan de relanzamiento y estimulación económica de 2008. La UE ha aportado una subvención de € 225 millones y el préstamo del Banco Europeo de Inversiones fue de 350 millones. Se trata, por tanto, de una decisión de inversión inteligente, que promueve la seguridad energética y la transición hacia las energías renovables.

Un proyecto importante para la Unión Europea de la energía.

Si bien la Comisión Europea debería anunciar sus propósitos para relanzar la Unión Europea de la Energía, la finalización de este proyecto representa el primer paso de un deseable camino a seguir. También se inscribe dentro de la voluntad de la Comisión Europea de modificar a un 15% la tasa de interconexión de las diferentes redes nacionales, es decir, que cada país esté capacitado para poner el 15% de la energía producida al servicio del resto de los estados miembros de la UE.

El nivel de malla de las redes europeas es, de hecho, su seña de solidez. Cuanto más numerosas sean las interconexiones  menor será el riesgo de fracaso así como la dependencia energética del exterior. Dada la tensa situación con Rusia, el principal proveedor de gas natural y petróleo a Europa, se trata de un tema crucial. La línea resuelve un problema concreto a España, relativamente aislada a nivel eléctrico, ya que depende de Francia para el acceso a la red europea, y que hasta ahora sólo disponían de tres interconexiones sustanciales.

La nueva línea es sobre todo un paso firme en el camino de la transición energética. La producción de energías renovables es, en efecto, dependiente de las condiciones exteriores, como la fuerza del viento o la intensidad de los rayos de sol. En consecuencia, los niveles de producción fluctúan más a menudo que aquellos de la energía nuclear o de origen fósil.

Son necesarios varios días para exportar los excedentes de producción y otros tantos para importar los superávits provenientes de los Estados miembros. Reforzar la interconexión entre Francia y España era incluso más importante que la combinación energética de dos países muy complementarios.

Los excedentes españoles en energía solar y eólica podrán dirigirse al mercado europeo, mientras Francia seguirá liderando la exportación  de energía nuclearla cual  producen a bajo precio.  Una complementariedad reforzada por el hecho de que los picos de consumo (la hora en la que más energía se gasta) no coinciden en los dos países (a las 19 h. en Francia y a las 21 h. en España). Un aperitivo que, como suele suceder, tiene siempre mayores implicaciones de las que solemos creer.

La Revolución Podemos

Escrito por: Gaëtan Trillat

Tñitulo original: La Révolution Podemos

Traducido por: Miguel García Barea

Con apenas un año de existencia, Podemos ha revolucionado la escena política española. El pasado mes de mayo recogió casi el 8% de los votos en las elecciones europeas, con un total de  1,2 millones de votantes. A finales de agosto, una encuesta sobre las elecciones generales en 2015 lo colocó tercero detrás de los dos grandes partidos, el PP (Partido Popular) y el PSOE (Partido Socialista). A menos de un año de las elecciones que marcarán el final del mandato de Mariano Rajoy, en el poder desde 2011, Podemos encabeza  actualmente las encuestas con un 27% de los votos y parece haber alcanzado su objetivo: sacudir «la casta”, es decir, a la élite político-económica  conformada  por la Troika, los bancos y los partidos políticos.

revolución podemos

Si  en gran parte de Europa fueron partidos de extrema derecha quienes se subieron a la ola del euroescepticismo a consecuencia de la crisis económica, en España la respuesta más solida y contundente  contra la clase política es de extrema izquierda. El origen de Podemos se remonta a mayo de 2011, cuando el movimiento 15M de la Puerta del Sol (los autodenominados  Indignados, equivalente español a Ocuppy Wall Street)  había revolucionado el país.  Desde este movimiento anti-austeridad se veían  sin aliento: ni querían ni podían formar parte del sistema político clásico, que había decepcionado a un 65% de españoles, quienes en una encuesta habían mostrado su simpatía por los Indignados.

Hace menos de un año, el diario digital Público (de tendencia izquierdista) sacó a la luz un manifiesto cuyo objetivo era «convertir la indignación en el cambio político», firmado por una treintena de intelectuales. El texto, que en su momento pasó desapercibido, pidió la creación de una lista electoral europea común incorporando las ideas generadas por el movimiento 15M. Poco después nació Podemos, con Pablo Iglesias a la cabeza.

Este profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Complutense de Madrid, de tan solo 36 años y apodado «El Coletas»(por su imagen) es una caricatura de la Izquierda Política: nació en el barrio obrero de Vallecas, en las afueras de Madrid, en el seno de una familia republicana, militó en la Juventud Comunista y posteriormente pasó por diversos movimientos antiglobalización. Y  pasó a formar parte de la Opinión Pública gracias a su participación en diversas tertulias políticas televisivas, en especial por aquellas que dirige: Fort Apache (Hispan TV) y Ta Tuerka (online, actualmente en la web del diario Público). Con su dominio de la retórica y de los medios de comunicación, Pablo Iglesias se ha convertido en el hombre más popular de la política española actual.

La ciudadanía contra la «casta»

Podemos pone el acento en los temas que son especialmente relevantes en la España gobernada por Mariano Rajoy: en primer lugar, su programa económico seduce a aquellos que han sufrido las consecuencias de los planes de austeridad. El gobierno español indigna a sus ciudadanos cuando les habla de «la salida de la crisis», mientras que hoy en día un español de cada cuatro está por debajo del umbral de la pobreza y uno de cada cinco en paro (de entre ellos, un 10% son menores de 25 años ). Al mismo tiempo, Iglesias y sus allegados han propuesto, entre otras medidas, la creación de una renta básica de alrededor de 500 euros para todos los ciudadanos (la llamada Renta Básica Universal), cambiar la edad de jubilación a los 60, la jornada laboral 35 horas semanales o el aumento del salario mínimo (€ 645 en la actualidad).

Pero la economía no es el factor decisivo en el crecimiento y la consolidación de Podemos, quienes presentan un programa de izquierda radical clásico, comparable al de Izquierda Unida, el «Front de Gauche» español, que existe desde hace décadas y en los últimos años no ha superado el 6% de los votos.

Lo que hace más atractivo al partido Podemos es la lucha contra la corrupción del “régimen 1978″, heredero de la Transición posfranquista y que es objeto de un rechazo muy acusado. En España, el nivel de corrupción política casi haría pasar a Francia como un país modélico: más de dos mil casos están actualmente bajo investigación judicial con un coste estimado de 40 millones de euros al año por el Estado. Incluso la sacrosanta monarquía se ve afectada por el fenómeno, mientras que los partidos políticos están completamente desacreditados: los españoles le atribuyen una nota de 2 sobre 10 según una encuesta reciente sobre la confianza en la política.

Podemos no solo critica la situación existente, sino que desea iniciar una “revolución democrática” real. El partido tiene una estructura original integrada por los «círculos», una red de asambleas locales o regionales (cultura, deporte, energía, deuda soberana, etc.) distribuidos por todo el País. Este sistema de círculos busca promover la idea de una democracia participativa y parte de su éxito se debe a la retórica. Como ha explicado varias veces el politólogo Íñigo Errejón, se trata de la abolición de la tradicional división izquierda-derecha para resaltar otra división que aúna a «la democracia contra la oligarquía o incluso a la ciudadanía contra la casta». Un enfoque populista y reclamado como tal.

 

Con un programa de izquierdas más que asumido, más con una estrategia alternativa a la división tradicional, nos encontramos con un cóctel que parece funcionar y que en Francia ha inspirado Jean-Luc Mélenchon, que en los últimos meses no se define más como “de Izquierdas» sino “del pueblo».

¿Hacia una deriva presidencialista?

De la misma manera que en Francia se acusa a Mélenchon de ser omnipresente y omnipotente dentro de su partido, cada vez más voces se alzan contra el método Iglesias: de hecho, en la conferencia de noviembre, Iglesias fue confirmado como jefe del partido con más del 88% de los votos. Su concepción «vertical» del partido se consideró una traición a los ideales originales para algunos activistas de Izquierda Anticapitalista (partido asociado con Podemos).

El proyecto de Iglesias respalda la creación de un puesto de Secretario General, junto con un consejo de coordinación integrado por doce personas nombradas por él, y resta importancia a los círculos. La cabeza de Jorge Lago partido siquiera reconoce: «No podemos trabajar de la manera que queremos, porque estamos en un sistema político jerárquico. Debemos hacer malabares para compatibilizar la realidad con el deseo de otra sociedad posible».

Podemos ilustra la conocida paradoja de una parte de la izquierda radical universal, confrontada por unos principios democráticos sólidos por un lado, y la admiración a un líder carismático por otro. Pero estructurándose como un partido político clásico maximizan sus opciones de triunfar en las próximas elecciones generales, que es lo único que interesa a Iglesias y los suyos. Sirva como prueba de que ahora se les tome en serio que el “Pierre Gattaz español”, Juan Rosell, ha pedido recientemente una gran coalición PP-PSOE para frenar su ascenso. Un deseo también formulado por el que fuera Presidente del Gobierno español, Felipe González (1982-1996)el pasado mes de mayo.

Elecciones en Grecia ¿Tragedia clásica o épica homérica?

Escrito por: Miguel García Barea

Desde el pasado domingo 23 de Enero la situación política en Grecia ha cambiado. Se han presentados nuevos actores y nuevos retos, tanto en Grecia como en Europa. Muchas las preocupaciones y las posibilidades.  ¿Será una tragedia para Grecia y su economía o el comienzo de un nuevo escenario político?

o-TSIPRAS-facebook-1024x512

 

El pasado domingo 23 de Enero, el pueblo griego, aquél al que le debemos el sistema democrático, volvió a ejercer su derecho al voto. Y  el oráculo de Delfos de hoy en día (denominado opinión pública) volvió a acertar: la coalición izquierdista Syriza, liderada por Alexis Tsipras, triunfó en las elecciones legislativas con 36,34% de votos y 149 escaños, superando así a Nueva Democracia, partido de centro-derecha del ya expresidente Andonis Samaras, con 27,81 % de votos (76 escaños). La diferencia abismal de escaños se debe al propio sistema griego, que otorga 50 diputados “de regalo” al ganador de las elecciones. En cualquier caso, Syriza se quedó a 2  escaños de la mayoría absoluta, viéndose obligada a buscar un socio para poder gobernar.

Descartados desde el inicio Nueva Democracia (la campaña de Syriza atacaba la mala gestión de éstos y su defensa acérrima de la austeridad) y los neonazis de Amanecer Dorado, 3º partido en número de votos y con la mayoría de su cúpula en la cárcel, los principales candidatos parecían el centrista, liberal y europeísta To Potami, dirigido por el presentador de televisión Starvos Theodorakis, o el Partido Comunista Griego (KKE), del cual se escindió Syriza). Más remota parecía la posibilidad de gobernar con el PASOKk, dirigido por el otrora primer ministro G. Papandreu, dado su reciente historial que tanto lo ha alejado de las políticas socialdemócratas que en teoría defienden.  En cualquier caso, la decisión final de Alexis Tispras sorprendió a propios y extraños; los Griegos Independientes (ANEL), escisión del partido de Samaras y a su derecha en el espectro político, (4,75 % de votos y 13 escaños)  fueron los elegidos para gobernar el país heleno.

 

¿La razón? Como bien apuntó Ettore Livini en el diario italiano La Reppublica, la promesa compartida de renegociar el pago de la deuda que Grecia ha adquirido respecto a Europa. El KKE ya advirtió que no formaría gobierno con Syriza, enrocados en su rol de oposición perpetua y en su rechazo a la UE, y con  To Potami hubiese sido más difícil dar la espalda a la Troika ya que se definen como liberales en Economía. En cualquier caso, existen más diferencias  que semejanzas entre los Griegos Independientes y Syriza, como bien se ha hecho eco en los medios de comunicación. Y si tan extraña decisión pudo causar cuánto menos impresión – o incluso decepción en algunos- la composición del nuevo gobierno volvió a hacerlo. Y no por quienes estaban (por ejemplo, el ministro de economía, Yanis Varufakis, que goza de muy buena popularidad) sino por las que faltaban. Y es que en el nuevo gobierno griego no hay ninguna mujer. Situación que solo se da en Arabia Saudí y Yemen.

Alexis TSIPRAS, europeísmo del sur y la Izquierda.

Alexis Tsipras, nuevo primer ministro griego y uno de los fundadores de Syriza, rompe con la tradicional imagen de líder que se tenía en Grecia y en el resto de Europa. Joven (41 años), se resiste a llevar corbata y se desenvuelve con soltura de cara al público y en las redes sociales. Perfil parecido al de otros líderes izquierdistas como los españoles Pablo Iglesias (Podemos) o Alberto Garzón (Izquierda Unida), quienes han participado en su campaña, o en el no tan joven pero igual de enérgico Jean-Luc Mélenchon, líder del Front de Gauche francés. Y es que la cuestión europea ha estado más que presente en las últimas elecciones griegas.

Los partidos y medios detractores de Syriza advertían de las catastróficas consecuencias que acarrearía la salida del euro, la resistencia a pagar la deuda y la consecuente salida de la UE, todo lo que se produciría con la llegada del partido izquierdista a la presidencia del gobierno griego. Mas lo cierto es que Alexis Tsipras ha repetido en reiteradas ocasiones su deseo de permanecer en la Unión y de mantener la moneda única. De hecho, Tsipras ha firmado  la iniciativa ciudadana New Deal 4 Europe, que aboga por la creación de un plan público de inversión para fomentar el empleo en la Unión Europea. Una tesis, la de la necesidad de un New Deal continental, que también ha defendido su ministro de finanzas Varufakis.

Yanis Varufakis, nuevo ministro de finanzas griego.

Y es que aparte del debate local, en estas elecciones se ha discutido en paralelo un tema igual de importante: la cuestión de la europeidad. Para los simpatizantes de ND y el poder establecido griego, los ajustes presupuestarios y la deuda eran un mal necesario si querían continuar en la Unión, y el no hacerlo, justo lo que proponía Tsipras, significaría su inmediata expulsión, un problema mucho mayor. Para el entorno de Syriza, en cambio, su victoria supone el camino hacia un nuevo europeísmo, más popular y menos institucionalizado, en el cual los países del sur – el eje Grecia-Italia-España, ampliable a Irlanda y Francia – no estarán más a merced de la todopoderosa Alemania. Dos visiones contrapuestas con la Unión Europea como telón de fondo.

Europa y el mundo, a la espera.

La victoria de Syriza no ha producido diversas reacciones entre la comunidad internacional. David Cameron, primer ministro británico, ha advertido de las terribles consecuencias económicas que conllevará el cambio de gobierno en el país heleno (aunque conviene recordar que Reino Unido no forma parte del euro). En España, se establecen paralelismos entre la situación griega y lo que pudiera suceder en las próximas elecciones generales (previstas para octubre de este año) en las que la formación emergente de Podemos podría superar al actual gobierno del Partido Popular. A nadie le extraña que unos y otros hayan vivido la jornada electoral griega y su resultado de manera bien distinta.

Los países gobernados por la Socialdemocracia, como Italia o Francia,  han felicitado a Tsipras dando la bienvenida al nuevo gobierno y mostrando su disposición a “colaborar estrechamente”, mas con cierta prudencia, puesto que el desplome del PASOK, de 33 a 13 diputados, no ha dejado indiferente a nadie.  El primer ministro finlandés, Alexander Stubb, sí que se ha mostrado tajante al afirmar que “el pago de la deuda es innegociable” (Finlandia es uno de los principales acreedores de Grecia) aunque posteriormente ha añadido que se muestran dispuestos a negociar los plazos.

Entre las instituciones europeas prima la cautela. La Comisión y el Parlamento se muestran dispuestos a trabajar conjuntamente con el nuevo gobierno y no desean – ni esperan – una ruptura institucional con sus interlocutores griegos. Así lo han confirmado Margaritis Schinas, griego y portavoz de Jean Claude Juncker, o Martin Schulz, quien cree que la quita de la deuda griega no se producirá de manera unilateral.  Otras superpotencias, como Rusia y China, también han felicitado al nuevo gobierno griego y han deseado una cooperación más estrecha entre los distintos países. Por otro lado, Marine Le Pen, presidenta del ultraderechista y eurófobo Frente Nacional Francés, se ha apuntado el triunfo como propio, calificándolo como una “bofetada democrática” al Euro y a la UE. Cabe recordar que la propia Le Pen se había opuesto con anterioridad a prestar dinero a Grecia, según ella, “porque serían incapaces de devolverlo”.

Quedan abiertos varios interrogantes. ¿Supondrá el gobierno de Syriza una tragedia para Europa y el desmoronamiento de su economía? ¿O se trata de una hazaña épica para alejar  a los mercados y especuladores de un pueblo ahogado por la crisis? No lo sabemos. Pero si hay algo en lo que coinciden agoreros y entusiastas es en el establecimiento de un escenario insólito en el panorama político griego, el cual afectará de una u otra manera al resto de Europa. La función acaba de empezar.

 

 

 

Carta a El País

El pasado 9 de diciembre, El País publicó un artículo de opinión muy interesante: «El Salto Adelante de Europa» que trata, desde una perspectiva pro-europeísta, de la situación actual de Europa subrayando la necesidad de un nuevo empuje hacia un futuro más próspero. Una de las perspectivas resaltada es el muy esperado plan Junker, muy parecido a la propuesta de ICE «New Deal 4 Europe» promocionada por JEF y UEF.

Por lo tanto desde ENF hemos considerado oportuno escribirle una carta de aprecio para cómo ha sido tratado el argumento y para dar a conocer el muy parecido ICE, que necesita de todo el apoyo y el compromiso de cualquier ciudadano que crea en una Europa más próspera y a medida de cada uno.

Crecer juntos

Aquí llevamos integralmente la carta enviada:

«Estimado/a redactor/a,

 Tras la lectura del artículo de opinión “El salto adelante de Europa”, no he podido sino escribirle para expresar mi aprecio y agradecimiento al publicar un artículo sobre Europa que no fuese en clave pesimista o acusadora. Así, en muchos titulares de la prensa actual nos encontramos solo con argumentos de este tipo, de fácil calado en la opinión pública, que no dejan espacio para ese “gran ideal” que Europa representa. Un valioso instrumento o una oportunidad de crecimiento para todos los ciudadanos que forman parte de la Unión Europea.

 Quizás era necesaria la intervención de Papa Francisco en Estrasburgo  para despejar un poco la “impresión de cansancio y envejecimiento” y poner en marcha aquella energía presente en las citadas épocas pasadas, cuando Francia y Alemania eran el motor fecundo de Europa y cuando eran los grandes ideales los que movían a gobiernos y gobernantes (y no al revés, como parece suceder en la actualidad).

 Como cita en el artículo Jean-Marie Colombani, no muchos recuerdan o quieren conocer todas las obras que las instituciones europeas han realizado o financiado a lo largo del tiempo. Y todo esto sin citar a todos aquellos ciudadanos, procedentes de los más variados sectores económicos (la salud, el ambiente, la cultura, la administración pública, etc.), que se han beneficiado directa o indirectamente de ellos.

 Por supuesto que no es oro todo lo que procede de Bruselas, pero ésta es una señal que Europa no está muerta, que aún tiene mucho que ofrecernos y sobre todo que se puede hacer mucho por y para ella, es decir, por y para nosotros.

 A pesar de todas las sombras que esconde el pasado como Primer Ministro del presidente de la Comisión Jean-Claude Juncker,  con su plan de inversión de 300.000 millones de euros que presentará en el programa de trabajo a los diputados y al Consejo Europeo el próximo martes 16 de diciembre ha revitalizado ese espíritu europeísta que tanto se echa en falta. En un momento de crisis como éste, (y no sólo económica), tal plan no es necesario, sino indispensable para retomar el rumbo hacia el crecimiento y el progreso y para recuperar aquella credibilidad y confianzas perdidas. Sin embargo, la labor de reactivar y reanimar la Unión Europea es tarea de todos, no sólo de los políticos de Bruselas, sino todos los ciudadanos que con su presión sobre la opinión pública puede obligar a sus gobiernos a moverse hacia esta dirección.

 Por eso desde asociaciones europeas como JEF España (Jóvenes Europeístas Federalistas) y UEF España (Unión de Europeístas Federalistas) y mediante la recogida de firmas en la Iniciativa Ciudadana Europea, otro instrumento precioso para la democracia en mano de los ciudadanos, se presentan propuestas del mismo rumbo que el plan Juncker.

 New Deal 4 Europe es la Iniciativa Ciudadana Europea promocionada por JEF y UEF, una propuesta de programa de inversión para la producción y la financiación de bienes públicos europeos en temas de energías renovables, investigación e innovación, redes de infraestructuras, agricultura ecológica, preservación del medio ambiente, patrimonio cultural, etc. mediante el establecimiento de un fondo europeo de solidaridad para la creación de nuevos empleos, sobre todo para los jóvenes. Este programa se financiaría mediante un aumento de los recursos propios de la UE a través de una tasa que grave sobre las transacciones financieras, una sobre las emisiones de CO2 y la creación de bonos proyecto, aportando al mismo tiempo una contribución a los problemas relativos respectivamente a las especulaciones financieras, a la contaminación del medio ambiente y a la estabilidad económica de los países miembros.

Hacer de un lugar en el que todo el mundo quiera vivir y nadie se sienta excluido no es tarea imposible, sino un acto de voluntad y compromiso por parte de todos, por eso considero fundamental e imprescindible que la contribución de la prensa en noticias sobre estos temas verse hacia este rumbo.

Simone Corvatta Nerla: redactor jefe de “El Nuevo Federalista”.

 

El Papa Francisco, con Europa y sus ciudadanos

Por: Miguel García Barea

  El pasado martes 25 de noviembre el Papa Francisco visitó las sedes del Parlamento Europeo y del Consejo de Europa en Estrasburgo (Francia). A lo largo de su discurso insistió en los retos sociales, económicos y ecológicos a los que deberán hacer frente las instituciones y la ciudadanía europeas en los próximos años. 

fuente: El Mundo

En calidad de representante de la ciudad del Vaticano (estado  observador dentro de la UE) y tal como hiciera Juan Pablo II en 1988, el sumo pontífice visitó las instituciones continentales en un acto cuidadosamente planificado que incluyó un discurso ante los diputados del Parlamento.

El Pontífice comenzó apelando al espíritu humanista de los padres fundadores de la Unión Europea, que contrasta con el clima de desconfianza y el exceso de burocratización de las actuales instituciones supranacionales europeas. Más adelante, en nombre de la dignidad de la persona humana y su necesidad de transcendencia, criticó el exceso de utilitarismo del sistema actual, que deriva inevitablemente en la soledad, «el gran mal del siglo XXI». Por otro lado, invitó a los señores diputados a que cumplan el mismo logo de la Unión, «unidos en la diversidad» mediante políticas subsidiarias y de solidaridad hacía los más desfavorecidos.

El Papa Francisco también insistió en la necesidad de encontrar políticas que favorezcan el empleo juvenil, que regulen la inmigración(en base a los Derechos Humanos) para evitar que se repitan tragedias como la de Lampedusa(en Octubre de 2013) y que respeten el medioambiente, «la gran obra de la Creación».

Su alocución fue aplaudida por miembros de diversos grupos, desde los democristianos del PPE hasta representantes ecologistas o de la Izquierda Europea como Pablo Iglesias. Poco antes, diputados del mismo grupo habían abandonado la sala en señal protesta por el incumplimiento de la aconfesionalidad por la que se rige el Parlamento.

Fuente: republica.com

Para leer el discurso íntegro del Papa Francisco en el Parlamento Europeo, pincha aquí.