¿Podemos o no Podemos?

por Denis Davydov

La primera vez que conocí al partido «Podemos» era en un debate entre los candidatos al Parlamento Europeo organizado por JEF España. No puedo decir que me resultó interesante las ideas que propuso el candidato y la posición que mantenían (dicen que no son el partido político, sino un movimiento pero por razones de poder participar en asuntos públicos y ser oídos se registraron como partido), puede ser porque el candidato no pudo explicar bien la ideología o a lo mejor no comparto sus ideas.

Sin embargo, no voy a hablar de mis preferencias políticas en estas elecciones europeas. Estoy interesado más en la imagen de Podemos que en unos meses han alcanzado  5 escaños en el Parlamento Europeo. Es un resultado extraordinario puesto que hay otro ejemplo de un partido político como VOX que dotado de unas personas reconocidas y famosas en la esfera política española y que ha realizado un gran trabajo para poder atender a los votantes desafortunadamente ha perdido estas elecciones sin conseguir ningún escaño en el PE.

 

Podemos representan un movimiento de izquierda defendiendo los valores democráticos y los derechos fundamentales junto con amplias políticas sociales. Puede sonar muy parecido a otros partidos de izquierda que proponen su programa electoral. El Podemos, al contrario, ha logrado bastante atención entre los medios de comunicación, como lógico, por su individualidad del proyecto que tiene poca, pero interesante historia y el programa y sus puntos reflejados allí.

Toda la financiación fue realizada por medio del crowdfunding , o sea, con el dinero de las personas que han aportado en el proyecto, según las palabras del propio el líder del Podemos Pablo Iglesias. Este hecho rompe todas las consideraciones sobre las campañas electorales si lo comparamos con los 5 escaños en el Parlamento Europeo.

Proponen un progama muy socialista no sólo para España, sino también al ámbito Europeo. Podemos destacar puntos bastante interesantes para debatir:

  • Reducción de la edad jubilación a 60 años y de la jornada laboral a 35 horas semanales para «redistribuir equitativamente el trabajo y la riqueza».
  • Derecho a una renta básica para todos los ciudadanos «por el mero hecho de serlo». La financiación se haría «a través de una reforma progresiva del IRPF y de la lucha contra el fraude fiscal»
  • Incremento del salario mínimo interprofesional y establecimiento de un salario máximo vinculado proporcionalmente al mínimo.

Estos son solamente tres primeros puntos que ya han provocado múltiples debates entre personas.

 Tal éxito no puede provocar solo únicas reclamaciones a favor de este movimiento o partido. Los más descontentos con el Podemos es, evidentemente, los partidarios de VOX cuya ideología es más de derecha.

 

 

Entre diferentes opiniones a favor y en contra tenemos que aceptar una cosa bastante clara: el éxito de Podemos es de facto y de iure se ha producido, además por los medios legales de elecciones europeas. El uso de los medios contemporáneos de financiación en la campaña electoral es algo que rompe todo lo que sabíamos antes sobre las elecciones. El salto tan alto a nivel Europeo es un ejemplo extraordinario y alucinante. Es obvio que hay gente que está descontenta con el Podemos debido a su éxito, ideología o programa que han propuesto. Ahora nos toca a aceptar esta realidad y mirar hacia futuro y trabajar más si queremos que nuestros partidos políticos puedan conseguir sus escaños en las siguientes elecciones europeas.