La cooperación europea en Seguridad y Defensa

Escrito Por: Ángel Satué

Publicado en: ONE Magazine   el 24 de febrero 2015

euro-troops

 

A comienzos del 2013, Berlín y París mantuvieron un serio desencuentro diplomático con relación a la posible exportación de dos tipos de vehículos por parte de la industria gala a Arabia Saudí. Por un lado, el Aravis, de Nexter y, por el otro, el MPCV o vehículo multipropósito de combate, de MBDA y el Grupo Lohr. En ambos vehículos, hay componentes de fabricación alemana por lo que requieren la autorización del Bundestag para poderlos exportar, autorización que, hasta la fecha, no ha llegado. Por otro lado, prácticamente al mismo tiempo, Francia y Alemania, finalizaban una cooperación en la EDA relativa a unas Guidelines sobre sistemas de protección de campamentos, habiendo financiando a la alemana Rheinmettall D&E y a la gala Thales TDA.

Esta es la dinámica de la cooperación en materia de defensa y seguridad en Europa. Existe, por tanto, una tensión en la construcción de la Europa de la defensa en torno a diferentes intensidades de cooperación, dado un mínimo interés común.

Según la RAE, cooperar es “obrar juntamente con otro u otros para un mismo fin”. Por tanto, es actuar sobre la realidad conocida con otro. Se precisa, además, una identidad en los fines, una comunidad de intereses.

Se cooperará, entonces, cuando dos o más sujetos se pongan de acuerdo para transformar la realidad que les interesa, de acuerdo a un plan para conseguir un fin que les es propio, y además común, aunque para ello desplieguen sus acciones en áreas diferenciadas pero complementarias.

Esta noción de cooperación la encontramos en la Unión Europea (UE), que es proceso e institución al tiempo. La UE, así concebida, es un modelo abierto de cooperación y de coordinación, en función de las materias y competencias. Ésta se sustenta principalmente en la existencia de una comunidad de intereses y de fines previa. Un ejemplo lo encontramos en el Tratado de Lisboa, al prever la infructuosa Cooperación Estructurada Permanente (Artículo 42.6 y Protocolo 10).

¿Existe alguna razón por la cual el Comité Económico y Social, en su dictamen sobre el tema «Necesidad de una industria europea de la defensa: aspectos industriales, innovadores y sociales» (dictamen de iniciativa) considera que es necesario un “espíritu de cooperación más estrecha en materia de defensa”, o que “debería iniciarse lo antes posible una planificación ordenada mediante la cooperación entre las instituciones europeas, los estados miembros y las industrias de la defensa”?

Jean Monnet, padre fundador de la UE, dijo que “construir Europa es construir la paz”. No puede ser de otra manera, si miramos el pasado de nuestro gran continente.

Por tanto, cooperar en Europa ha sido durante más de 50 años, y sigue siendo, sinónimo de evitar la guerra entre sus grandes potencias. Cooperar es apostar por la paz como valor. No en sí mismo, sino por cuanto permite al hombre europeo del siglo XXI construir su propio destino conforme a sus raíces. Para los europeos que han vivido en dictaduras, paz no es igual a democracia. En este sentido, la paz en libertad dentro de la UE es la mejor de las formas demostradas de convivencia. Alcanzar esta libertad exige, por supuesto, sacrificios y, además, confianza recíproca.

A menudo, el idealismo es el motor de la construcción europea. Sin embargo, a medida que descendemos por la pirámide del proceso, vemos que cada pieza es fruto de una intensa cooperación, movida muchas veces por difíciles situaciones de equilibrio, más propias del realismo, el pragmatismo y los intereses nacionales. No obstante, siempre subyace “algo” que impulsa la cooperación y es capaz de alterar las políticas nacionales. Es el “mismo algo” que motiva el entendimiento entre las personas, como apuntaba en 1934 Albert Einstein: “La supervivencia de Europa depende de su éxito (…) Lo fundamental para crear la atmósfera adecuada es la cooperación personal entre los que creemos en ello. ¡Ojalá nuestros esfuerzos logren tender un puente de mutua confianza entre las naciones!”.

Así, la cooperación europea en materia de seguridad y defensa tiene ese vértice idealista, pero tiene unas profundas bases realistas. Es fruto de una puesta en común y confiada de una serie de necesidades. Estas necesidades hacen ver las carencias y debilidades. Y cuando compartimos las necesidades propias con los demás, y viceversa, es cuando el destino del otro –estado europeo- pasa ser considerado como propio.

Ahora bien, no se puede tratar de construir Europa empezando por los programas de cooperación de armamento. Es, más bien, al contrario. Estos programas, necesarios para preservar en el mundo nuestros intereses, libertades e identidad, han de ser el resultado de una construcción política, económica, cultural, social, etc., más amplia y previa. Creando, pues, una solidaridad de hecho y de derecho, y preservando una comunidad de valores compartidos y compatibles, forjados a lo largo de los siglos, se puede poner el acento con éxito en la seguridad. De lo contrario, incurriríamos en un error fundamental, pues la seguridad y la defensa no son, ni puede serlo nunca, un fin en sí mismo para la construcción europea. Es un medio subsidiario para su defensa y protección, que garantiza nuestra paz en libertad.

No se trata de cooperar por cooperar. Así como la ausencia de recursos no es la causa de la cooperación entre europeos (para distribuir los altos costes de los programas), su abundancia no legitima el abandono de cualquier fórmula cooperativa.

El incentivo de buscar la defensa común de lo que se ha construido por la Política podrá dar el fruto futuro de un reparto y distribución de la tarea de la defensa y la seguridad, entre los estados europeos y sus industrias. La diferencia es casi imperceptible, pero convierte a la Unión en la mayor suma de democracias del mundo, y en la mayor potencia civil. Esta es la clave para interpretar adecuadamente la cooperación en Europa.

¿Qué razones motivan la cooperación europea en armamento?

Políticas. Consolidación de lazos políticos entre países amigos. La Europa de la defensa, debemos afirmar que ya existe, y está en la Alianza Atlántica, a pesar de la cláusula 42.7, de asistencia mutua, del Tratado de Lisboa. Además, no es necesario centrarnos exclusivamente en el ámbito de una Europa Unida o en la UE para consolidar lazos entre estados europeos. Los europeos hemos tejido una compleja malla de relaciones sobre un poso común, de modo que avanzamos a una unión más intensa a diferentes velocidades y desde distintas iniciativas. Así, las hay ajenas, pero relacionadas con la Unión, como la LOI o la OCCAR, o bien, de la propia Unión, como la cooperación estructurada permanente, la cooperación reforzada, la EDA, etc.

El impulso político (tan necesario como una opinión pública que comprenda el sector) exige decisiones valientes, dados los riesgos y nuevos adversarios globales. Deberá dirigirse a:

a) Consolidar una relación más equilibrada con EEUU, reforzando las industrias de defensa europeas para lograr una Europa cada vez más integrada, con el objetivo de lograr, con el paso del tiempo, un nivel óptimo de cooperación industrial transatlántica más allá del nivel de subcontratistas.

b) Trabajar por una redistribución de poder en el seno de la OTAN, otorgando a los países europeos mayor responsabilidad (y autonomía) en la defensa de sus intereses. Esto mejoraría la cooperación UE – OTAN.

c) Introducir la colaboración público-privada por razones de eficiencia y, sobre todo, por responsabilizar a la propia sociedad en la defensa de sus libertades y bienestar.

Económico-presupuestarias. La comunalidad e interoperabilidad de los sistemas de armas y la reducción del coste de los programas, gracias a las economías de escala; la revolución tecnológica de las últimas décadas aplicada al armamento; el aumento de calidad de los productos y procedimientos logísticos y de fabricación; los altos costes hundidos de I+D; la escasez presupuestaria; un enemigo difuso -en lenguaje de la Guerra Fría-; ciclos de vida más cortos; costes de mantenimiento en ascenso; el riesgo de la obsolescencia; todo ello ha encarecido progresivamente los programas de armamento. Para evitar la paradoja del desarme estructural (más gasto y menos sistemas de armas), es preciso sistemas más versátiles y flexibles, con menos costes hundidos, adaptables al uso civil y a otro tipo de tecnologías que vaya surgiendo y, en definitiva, que respondan a las nuevas necesidades y amenazas. Estas razones, unidas a otras propias de las relaciones internacionales, hacen fructífera también la cooperación en la exportación de material de defensa y seguridad, creando fuentes complementarias de suministro vía offset y generando, al tiempo, fuerzas armadas extranjeras operando sistemas europeos.

Militares. “Son las razones de pura eficacia operativa”. Así lo decía Jan Van Houwelingen, antiguo presidente del Grupo Europeo Independiente de Programas (GEIP). Lo relevante es la definición de las capacidades militares que se tienen y las que se quieren. A partir de esta fotografía, se puede completar el ciclo de la cooperación en su vertiente tecnológica-industrial, en el marco de las otras vertientes política y económica.

Detectada la necesidad de actuar conjuntamente por parte de los países, ante escenarios estratégicos iguales o similares, está la necesidad de trabajar en la coordinación de los diferentes ejércitos, sus culturas e idiomas. Esto quiere decir que, si hubiera un Ejército europeo –más allá de los Battlegroups, que son batallones nacionales bajo bandera de la Unión-, la cooperación sería más fácil que si no lo hubiera. Al no haberlo, hay que trabajar intensamente en áreas donde coexisten diferencias, por ejemplo, en doctrina, pasando por los requerimientos militares, o en las distintas culturas estratégicas. Félix Arteaga lo mencionaba respecto a las relaciones entre la UE y la OTAN, difíciles, por cuanto la verdadera seguridad colectiva de Europa se encuentra, de momento, en la OTAN, pese a las cláusulas de asistencia mutua (42.7) y de solidaridad (222) del Tratado de Lisboa.

Política industrial. Estas razones siempre están sobre la mesa. En Europa, es el momento del reparto de cuotas industriales en áreas tecnológicas de defensa, existentes y por venir. Sería la mejor noticia para el concepto “Made in & by Europe”. Crearíamos dependencias estructurales, con ánimo de acceder a nuevas capacidades industriales, superando los escollos de la seguridad del suministro y de la información. Los estados asumirían diferentes intensidades de liderazgo en nichos de especialización, centros de excelencia, etc., en áreas como: espacio, tecnologías de doble uso, fuentes de aprovechamiento energético, sistemas ágiles capaces de interactuar entre ellos, tecnologías simples multipropósito, plataformas adaptables a nuevos desarrollos, demostradores “evolutivos” hacia riesgos desconocidos…

Las cuotas, por tanto, son un legítimo instrumento de cooperación, capaz de aunar interés nacional e interés europeo, aunque el óptimo nacional evidentemente no será el europeo.

La política industrial europea sobre el sistema de cuotas nacionales negociadas buscaría la mejora de la eficiencia, el aprovechamiento y aumento de las capacidades actuales, y best value for money para el contribuyente. Sería una medida estructural y global, superadora del “retorno exacto” (‘just retour’) y del ‘workshare/costshare’.

En la ejecución de esta política, existe el riesgo de dejar a las fuerzas del mercado la reestructuración y la política de especialización no negociada, a través de fusiones y adquisiciones, a golpe de reforma liberalizadora de Bruselas. Evidentemente, solo beneficiaría a las industrias de los más grandes. Éstas mantendrían o ampliarían los puestos de trabajo de alta cualificación técnica y alto valor añadido, al producirse una expansión de los mercados de defensa, actualmente muy cerrados, en detrimento de naciones como España. Para evitarlo, los estados son los que deberían marcar las pautas a la industria (y no al revés), en función de sus escenarios de seguridad, señalando los pasos de la reconversión industrial europea de defensa.

CONCLUSIÓN

En conclusión, el reto de la cooperación en programas de armamento en Europa no es solo el reto de poder construir algo duradero y conforme a nuestra historia. Es el reto de defenderlo y darlo a las generaciones futuras. Es un proceso que exige imaginación y pragmatismo a partes iguales. Esto es Europa hoy: esperanza, ilusión e imaginación, con mucha paciencia y respeto fraterno. Es el mejor valor que tenemos en un mundo global moldeado por nosotros, los europeos, desde hace más de 500 años.