Comunicado de JEF España sobre las medidas del gobierno que afectan al CJE

Desde el Consejo Federal de los Jóvenes Europeístas y Federalistas de España (JEF España) queremos mostrar nuestra más rotunda repulsa ante la iniciativa aprobada recientemente por el Consejo de Ministros que pretende desmantelar el Consejo de la Juventud de España. Ciertamente reconocemos que éstos son tiempos de crisis en los que las administraciones públicas deben prestar especial atención a lo que dedica el gasto público. No obstante, para la salida de toda crisis hay que saber distinguir entre gasto innecesario e inversión. En un país cuyo paro juvenil supera el 50% y donde los jóvenes necesitan orientación para desarrollar su espíritu emprendedor que les permita incorporarse en las mejores condiciones al mercado laboral, los jóvenes europeístas consideramos que sería un tremendo error cerrar una entidad gestionada por jóvenes y que aglutina a la juventud asociada, que da amparo y ayuda a centenares de organizaciones en toda España y gracias a la cual miles de jóvenes han aprendido a explorar su espíritu participativo, comunitario, democrático y emprendedor a través de actividades solidarias y de organizaciones sin ánimo de lucro.

En nuestra experiencia desde hace muchos años el Consejo de la Juventud de España ha amparado las actividades que hemos intentado realizar desde JEF, dándoles cobijo y proporcionándonos todo el apoyo que hemos necesitado. Sin un organismo como el Consejo de la Juventud muchos de los proyectos europeos que hemos venido desarrollando no hubieran sido posibles y los jóvenes españoles no hubieran podido beneficiarse de ellos. Así pues, desde el Consejo Federal de JEF España consideramos que definir el Consejo de la Juventud como un gasto es un enfoque equivocado frente a un organismo que es una gran inversión en el futuro de la formación de los jóvenes, que les permite tener experiencias profesionales en el marco de proyectos europeos, como ha sido nuestro caso, lo cual redunda en el futuro en una mejor inserción laboral. Asimismo, cabe resaltar que en ningún caso puede justificarse esta medida por motivos económicos teniendo en cuenta el mínimo impacto de ahorro presupuestario que supondría su supresión y que contrasta con su innegable servicio para fomentar el asociacionismo juvenil, la participación y, en definitiva, a construir una sociedad democrática.

Por todo ello, no sólo condenamos el proyecto de cierre del Consejo de la Juventud, sino que hacemos un llamamiento a las autoridades para que den marcha atrás para no bloquear con su torpe visión un gran activo dentro del campo de la juventud de nuestro país. Hoy más que nunca, como se ha recordado en distintas ocasiones, es fundamental invertir en los jóvenes para que nuestro país pueda salir de la crisis y reducir sus escandalosas cifras de paro juvenil. En este sentido los jóvenes europeístas y federalistas creemos que organismos como el Consejo de la Juventud son sumamente necesarios para que los jóvenes cuenten con espacios de orientación y apoyo para llevar a cabo sus iniciativas.