Apuntes sobre el plan Juncker

Escrito por: Domènec Ruiz Devesa

Por: Alternativas | 05 de diciembre de 2014

Newdealescena 8

La Comisión Europea ya no habla (solo) de ajuste fiscal en los Estados miembros de la UE, lo que es una buena noticia. Su presidente, el luxemburgués Jean Claude Juncker ha propuesto un plan europeo extraordinario de inversiones públicas y privadas por valor de 315.000 millones de euros [1], adicional al presupuesto comunitario, para el período 2015-2018.

Es un primer paso en el reconocimiento de que la UE tiene que hacer política económica contra-cíclica. Con todo, el presupuesto de la UE no pasa en este momento del 1% del PIB comunitario por año, mientras que el Plan Juncker supone un 2%, pero a repartir en tres anualidades. La capacidad de gasto e inversión sigue estando en manos de los Estados miembros, a los que se les exige rápidos ritmos de ajuste para cumplir con las condiciones del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, relativas a tener un déficit público del 3% del PIB como máximo y una proporción de deuda pública no superior al 60% de esa misma variable. Por tanto, bienvenido sea un plan de estímulo europeo, pero al mismo tiempo hay que ampliar el calendario para cumplir con los objetivos de la estabilidad presupuestaria, así como reclamar que los países con superávit en su balanza de pagos gasten y consuman más.

En lo que respecta a la cuantía del Plan Juncker, lo cierto es que aunque equivale más o menos a dos presupuestos comunitarios, se queda corto para cubrir la brecha de inversión que sufre la UE, estimada en 280.000 millones de euros anuales por el centro de estudios Bruegel [2]. La propuesta de la Comisión alcanzaría a cubrir algo más de la tercera parte del gap en un año (105.000 millones de euros).

En cuanto a la financiación, el Plan Juncker propone crear un nuevo Fondo Europeo para las Inversiones Estratégicas (FEIE), con un capital semilla de 21.000 millones de euros, que vendría una parte de una aportación de capital del Banco Europeo de Inversiones (5.000 millones de euros) y el resto de serían garantías del propio presupuesto de la UE. Con este capital inicial, se propone captar recursos en los mercados financieros a través de emisiones de bonos por valor de 63.000 millones de euros, los cuáles se convertirían en préstamos a pymes y proyectos de infraestructura, energías renovables, investigación e innovación. Por último, la Comisión espera que estos préstamos públicos atraigan capital privado por valor de 252.000 millones de euros, adición que conduce al total de 315.000 millones de euros.

Es muy positivo eso sí que Juncker no haya propuesto crear un nuevo constructo intergubernamental por fuera de los Tratados comunitarios, pues el FEIE estará gestionado por el BEI y a la propia Comisión, aunque los estados podrán realizar aportaciones.

El aspecto más débil de la propuesta es precisamente confiar en que con 21.000 millones de euros de capital público se pueda generar un inversión pública y privada por un montante total de 315 millones de euros. Es por tanto necesario aumentar los recursos públicos, tanto para el alimentar el Plan Juncker, como las propias arcas comunitarias, lo que requiere volver a poner encima de la mesa la discusión sobre los recursos propios de la UE, es decir, aquellos que no derivan de contribuciones directas de los presupuestos de los estados miembros, quiénes ya demostraron en 2013, en el marco de la negociación para el Marco Financiero Plurianual, que no quieren aumentar sus aportaciones.

En este sentido, es digna de tener en cuenta la propuesta de la Iniciativa Ciudadana Europea del New Deal 4 Europe [3] que propone ligar la recaudación del Impuesto sobre las Transacciones Financieras a la financiación del Plan Juncker.

* Domènec Ruiz Devesa es vicepresidente de la Unión de Europeístas y Federalistas de España y miembro del Consejo de Asuntos Europeos de la Fundación Alternativas


JEF Cantabria

Logo JEF Cantabria

La Asociación WEurope nace en Santander en diciembre de 2012 por obra de jovenes cuya trayectoria formativa, humana, profesional y personal los han llevado a “vivir” Europa de hoy, y luego incorporada en el movimiento de JEF España (Jóvenes Europeos Federalistas), como sección de Cantabria.
Quiere reunir todos los que tienen una particular sensibilidad hacia el tema de la integración y que se sienten ciudadanos del mundo, creyendo que el encuentro, la confrontación y el conocimiento de su propio vecino sea el verdadero medio para crear una comunidad y una unidad auténtica entre seres humanos.

WEurope – JEF Cantabria quiere promocionar la integración de los pueblos, mediante el completamente de los Estados Unidos de Europa mediante una forma política federal que garantice la igualdad y la democracia. Porque cree que Europa no está hecha sólo de grandes palabras y complicadas estructuras administrativas y económicas, sino, sobre todo de hombres y mujeres con sentimientos, límites, potencialidades e diversidades.

Para conseguir todo esto WEurope ha elegido la vía de la cultura, porque cree que la cultura sea el medio con que viajan las ideas, entonces las posibilidades, donde se escruta el vecino y se le conoce, se le admira, se le estima y respecta. Porque la cultura es también confrontación, es apartar sus convicciones, a veces influenciadas por el perjuicio de los “confines nacionales”, y salir hacia el vecino con el interés de quién se dispone a empezar un nuevo libro. WEurope cree que la cultura es un mutuo “dar y recibir”, un intercambio constante que sin pretensiones, sin ruidos, acompaña las grandes reformas y programas políticos, consiguiendo tejer el gran lienzo de la unidad.