El 25 de Abril Italiano

Escrito por: Simone Corvatta

Eran las 8:00 de la mañana del 25 de abril de 1945 cuando, con la voz de Sandro Pertini, futuro presidente de la República Italiana, el Comité de Liberación Nacional Alta Italia (CLNAI) proclamaba la insurrección general en todos los territorios italianos todavía ocupados por los nazis y las fuerzas fascistas.

«¡Ciudadanos, trabajadores! Huelga general contra la ocupación alemana, contra la guerra fascista, para la salvación de nuestras tierras, de nuestras casas, de nuestros talleres. Igual que a Génova y a Turín, poned a los alemanes frente al dilema: rendirse o morir!»

++ Napolitano, su spese Difesa no a decisioni sommarie ++

Después de veinte años de dictadura fascista, cinco años de guerra y dos de ocupación nazi, Italia volvía a levantar la cabeza y, fuerte por la ayuda de los aliados, siete días después fue al fin totalmente liberada. Los fascistas y los nazis fueron definitivamente derrotados y el pueblo italiano se encontraba frente a un nuevo futuro, había pasado página y se preparaba a entrar en el concierto de la estación democrática.

Todavía hoy, setenta años después, se celebra esta fiesta nacional como una de las más importantes de la historia italiana. Sin embargo, no siempre ha estado exenta de polémicas. Los enemigos de antes, que en aquél entonces tenían bandera y uniforme, se han convertido en el tiempo asumiendo formas que a lo largo de la historia han ido minando el tejido social del pueblo italiano y su memoria democrática. Muchas sombras en la historia del estado italiano han puesto en discusión el significado de liberación y sobre todo de sus conquistas: organizaciones armadas, terrorismo, golpe de estado, represión violenta, pactos estado-mafia, corrupción, tangentopoli… parece que el pueblo italiano aún no ha conseguido ser libre de las miles de formas  de opresión que  terminan ahogando a una democracia.

El 25 abril en Italia es un día de conmemoración para los sacrificios de todos aquellos que, desde las filas de la resistencia lucharon contra el opresor nazi-fascista. No obstante, el significado del día de la liberación que aquellos hombres y mujeres de entonces lograron con sumo esfuerzo, desvanecería si su memoria viniese relegada simplemente a una victoria de un bando sobre otro: de partisanos contra fascistas. Más de una vez a lo largo de los años se ha cuestionado sobre el significado de este día: algunos con aire de suficiencia dicen que basta ya, hay que pasar página y no se puede seguir levantando las banderas de los partisanos como liberadores y héroes de Italia, que ya estamos cansados de los antifascistas y que quizás era mejor antes… otros, al contrario, no se cansan de proclamar que el fascismo ha sido derrotado, que no hay que olvidar quiénes son los vencedores y que como tal tienen que ser tratados.

Tanto tiempo después aún parece que las fracturas que dividieron Italia siguen  allí amenazando como una sombra gris su vocación democrática y su futuro. Si se piensa en esta recurrencia solo como el recuerdo de un acontecimiento, su significado muere allí, y la memoria no aporta ninguna enseñanza.  Por eso el ex presidente Giorgio Napolitano en la celebración de este día, allá por el 2012, resaltaba que había que continuar reviviendo y transmitiendo la Historia, porque no está hecha solo de eventos, sino de hombres que han luchado para la libertad, con un sueño y una esperanza de un futuro mejor. Si fue posible hacer que Italia renaciera fue gracias a la participación de muchos que se acercaron a la política y consideraron lo público como asunto de todos. Y concluía su discurso diciendo que cada uno de nosotros debemos cumplir con nuestra parte, con realismo, conciencia y responsabilidad, porque la salida de la crisis y el progreso de una sociedad se pueden alcanzar solo con una cohesión social que pide la unión de los esfuerzos virtuosos de todos.

El sábado pasado, su sucesor Sergio Mattarella,  en la conmemoración del séptimo vigésimo año de la liberación italiana sigue su mandato, y apelando a los jóvenes afirmó que la democracia es participación, eficacia en las decisiones, cooperación para el bien común. Porque las instituciones solas no consiguen hacerse cargo de todas las necesidades de una democracia, sobre todo en una sociedad global como la nuestra en que todos los espacios de soberanía nacional se reducen. Desde el palco del Teatro Piccolo de Milano, frente a todas las autoridades y exponentes del mundo político, exhortó a las instituciones a levantar la guardia contra toda amenaza a la democracia y llamar como soporte a su labor a los ciudadanos junto con las asociaciones, porque son ellas que constituyen un antídoto de civismo y de solidaridad. Por eso invitó a abrir canales para consentir a los ciudadanos una participación activa y creativa. De hecho, como bien subrayó, la participación de todos es la única forma para extirpar el cáncer de nuestra sociedad tal como las mafias, el terrorismo y la corrupción, y finalmente ganar la verdadera guerra para la democracia.

El 25 abril italiano es un augurio para todos aquellos que no ven tanto en este día una liberación de una ocupación extranjera o la victoria de un bando sobre otro, sino la unión de virtudes en una confrontación democrática que pone a los hombres y a las mujeres como fin último. La fraternidad y solidaridad  frente al fratricidio de dos Italias: aquellas de las ideas y de las convicciones que han llevado a millones de jóvenes a y familias a separarse y a matarse entre sí, en nombre de una bandera o de un principio que no han devuelto ni vida ni prosperidad.

Pepe Mujica, un presidente excepcional

Autor : Miguel García Barea

Responsable de “europeizar” la política uruguaya, José Mujica abandonó la presidencia de su país disfrutando de una enorme popularidad internacional. Presentamos el perfil de un político insólito, tanto en su fondo como en sus formas.

El pasado 1 de Marzo de 2015, Tabaré Vázquez, del Frente Amplio, asumió la presidencia de la República de Uruguay. Sin embargo, buena parte de las miradas recayeron sobre su predecesor, el también izquierdista José Mujica. Tras cinco años de gobierno, abandonó el cargo tal como lo había asumido: anciano, humilde y austero, en el mejor sentido de la palabra.

La decisión de no trasladarse a la residencia presidencial y de permanecer en su chacra del extrarradio, donde cultivaba flores junto a su esposa, sorprendía dentro pero sobre todo fuera de su país. Más aún en una época donde los distintos casos de corrupción recientemente destapados han puesto en tela de juicios ciertos privilegios de la clase política. Pepe Mujica siempre restó importancia a ese “detalle”; no le hacía falta mudarse para desempeñar su labor profesional, ni  tampoco le iba a hacer más feliz.

«Presidente Mujica Saludando 2010» de Andrea Mazza – Trabajo propio. Disponible bajo la licencia CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons – http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Presidente_Mujica_Saludando_2010.jpg#/media/File:Presidente_Mujica_Saludando_2010.jpg

 

De guerrillero a hombre de Estado

Nacido el 20 de mayo de 1935 y descendiente de vascos y genoveses emigrados en el siglo XIX, José Alberto Mujica Cordano comenzó su carrera política militando en el democristiano Partido Nacional, el cual abandonó para crear en 1962 la Unión Popular. En los sesenta se integrará en el movimiento guerrillero de Liberación Nacional-Tupamaros, actividad que le costó seis heridas de bala y cuatro arrestos, además de un periodo en prisión entre 1972 y 1985, mientras en su país tuvo lugar la llamada dictadura cívico-militar.

Poco tiempo después de su excarcelación fundará el Movimiento de Participación Popular, favorable al socialismo autogestionario, integrado actualmente en el Frente Amplio. Antes de acceder a la presidencia de la república en 2010 desempeñó los cargos de diputado, senador y Ministro de Agricultura y Pesca durante el primer gobierno del mismo hombre que le acaba de relevar, Tabaré Vázquez.

Un político diferente

Pepe Mújica ofreció una imagen muy distinta a la que un Jefe de Estado nos tiene acostumbrados. Junto a los hermanos Castro en Cuba ha sido el único mandatario en toda América Latina definido en público como ateo, accedió al gobierno con una edad en la que casi ningún político sigue en activo (74 años) y predicó con los hechos su mensaje contra el consumismo, al renunciar al 87% de su salario tras acceder al gobierno y vender la residencia de verano presidencial, cuyos ingresos destinó a obras sociales.

El Presidente en su despacho. Foto via JORDI SOCÍAS (El País)

Su gestión será recordada por aprobar tres polémicas leyes, todas pioneras en Latinoamérica y ausentes en la mayoría de estados del mundo, como son el matrimonio homosexual, la interrupción del embarazo o la regulación del consumo y distribución de cannabis.

“Creo que nadie puede estar a favor del aborto como cuestión de principios” aclaró en una entrevista a TVE, si bien opina que será más fácil actuar desde la legalidad y no ignorando una realidad presente en la sociedad. Razonamiento similar al que empleó para despenalizar el consumo de cannabis y otorgar el monopolio de la producción al Estado, todo un experimento a nivel global, aunque personalmente también  se opone al consumo de esta sustancia.

Pepe Mujica y Europa

Mujica también ha tenido ocasión de opinar sobre Europa. Lo hizo en el programa Salvados, de La Sexta, conducido por Jordi Évole. El ex-presidente uruguayo se refirió al viejo continente como un lugar empantanado, cuyos dirigentes sostienen un discurso vacío, aunque con posibilidades de reacción al albergar a tanta “gente inteligente” como universitarios, académicos o pensadores independientes.

La sencillez y la transparencia de José Mujica contrasta con la imagen de otros líderes de la Izquierda, más proclives a los baños de multitudes y a  la demagogia en su discurso político. Algunos le agradecen el haber “europeízado” más aún el que ya era uno de los estados más secularizados, desarrollados y socialmente avanzados del continente americano. Puede que también  vaya siendo hora de “mujicarizar” la política europea en ciertos aspectos.

Los Model European Union como forma de vivir Europa

Por: Xesc Mainzer Cardell (Joventut Europea Federalista de les Illes Balears (JEF Illes Balears) )

La segunda semana de Marzo tuvo lugar la simulación del Parlamento Europeoen Madrid (MEU). Te presentamos el testimonio de Xesc Mainzer Cardell, uno de sus participantes.

 

11182873_10205542390054742_1133216035_oEntre el 10 y el 13 de marzo tuve la oportunidad de viajar a Madrid para asistir al MEU Madrid, la simulación de las instituciones europeas que organizan los Jóvenes Europeístas de Madrid (JEF Madrid) y AECPOL (Asociación de Estudiantes de Ciencia Política de la Universidad Carlos III de Madrid) en el campus de Getafe de esta universidad y que se celebró por primera vez el año pasado, en 2014. El concepto del MEU nace en 2005 con la iniciativa de la sección de AEGEE en Osnabrück (Baja Sajonia) de llevar a cabo una simulación del funcionamiento del Consejo de la UE, y que en poco tiempo evoluciona hacia una simulación de la totalidad del proceso legislativo europeo. En 2007 se celebró en Estrasburgo el primer MEU tal y como se lo conoce actualmente, organizado en aquel entonces por AEGEE, pero que a partir de 2009 pasa a ser organizada por la   Bringing Europeans Together Association (BETA).

En los años posteriores el número de MEU que se celebran regularmente ha ido aumentando, tanto dentro como fuera de Europa, celebrándose en ciudades tales como Viena, Zagreb, Mainz, Belgrado, Estambul, Milán, e incluso Nueva York y Hong Kong. A pesar de ello, el MEU de Estrasburgo es a día de hoy el más importante, tanto por el número de participantes con los que cuenta (más de dos centenares) cómo por el hecho de que para la actividad se hace uso del hemiciclo del Parlamento Europeo.

La idea tras el MEU es muy simple: acercar a la juventud el funcionamiento de las instituciones de la Unión tomando un rol (ya sea el de eurodiputado, ministro, miembro de la comisión, representante de un grupo de presión, o periodista) desde el cual participar en el proceso legislativo tratando un tema o una serie de temas concretos que se plantean como ejes de la simulación. Meterse en uno de estos papeles permite ganar mucha perspectiva en profundidad del sistema institucional de la Unión Europea, que si bien puede resultar complicado de entender en un principio, mediante simulaciones como éstas se puede entender mejor  este sistema. Este funcionamiento a primera vista complejo se podría definir cómo un sistema de contrapesos en el que se ponen en juego los intereses nacionales (Consejo de la Unión Europea) por un lado y los de la ciudadanía (representados por los miembros del Parlamento Europeo) por el otro.

En la edición de este año del MEU Madrid, los temas a tratar eran dos: una actualización de la Estrategia 2020 (que trata temas que van desde la educación a la unión energética) y la creación de una tasa sobre las transacciones financieras (FTT). Ambos temas suscitaron un gran debate y, cómo participante desde el rol de eurodiputado, debo decir que fueron muy fascinantes tanto a nivel de estudio de las propuestas cómo de debate de las mismas.

Al mismo tiempo, el trabajo conjunto con participantes de otros lugares de Europa permite profundizar en el carácter plural e intercultural del proyecto europeo, aportando a la experiencia política una dimensión personal muy enriquecedora y que siempre sirve para trabar amistad con personas con las que se comparten intereses varios (incluso más allá de la política y el interés en Europa). En resumen, el MEU quiere ser una forma más de acercar Europa a los jóvenes, de hacerles vivir Europa.

En las Islas Baleares (de donde provengo), por nuestra circunstancia insular tenemos un aislamiento geográfico que en muchas ocasiones se convierte en un aislamiento en temas como el asociativo y el participativo, hecho que ha impedido que se produzca una cierta difusión de los MEU. En este sentido, cuando en la Universidad de las Islas Baleares (UIB) hablamos de intercambios con Europa se suele pensar sólo en el programa Erasmus. Y es que si bien el Erasmus ha sido una piedra angular en la creación y difusión del sentimiento europeo, Europa es algo más. Es por esto que animo a todos los jóvenes, sean de dónde sean, interesados en Europa y en temas políticos a que vayan a algún MEU. Es una gran experiencia personal y formativa, y alberga todo un mundo nuevo que espera ser descubierto.

MEU Madrid 2015 – Cuando la política y las instituciones se acercan a los jóvenes

Escrito por: Miguel García Barea y Aroa Fandiño Serrano

Las aulas universitarias han sido siempre un punto de encuentro para el debate y el intercambio de ideas. Así sucedió  los días 10, 11, 12 y 13 de Marzo en el campus de la universidad Carlos III de Madrid. Los protagonistas fueron unos 150 alumnos procedentes de las asociaciones AECPOL (Asociación de Estudiantes de Ciencia Política) y JEF-España (Jóvenes Europeístas Federalistas), todos participantes en el Model of European Union (MEU), una simulación que reproduce el funcionamiento de las instituciones europeas.  La primera edición se celebró en 2007 en Estrasburgo, y desde entonces se ha ido repitiendo en numerosas ciudades europeas cada año.

opening

De entre todos los participantes, hubo quienes aprovecharon la ocasión para debutar en este tipo de eventos, como Laia Castellana (23 años, JEF-Catalunya): me animé a participar en MEU Madrid con la posibilidad de conocer a través de una forma más dinámica el funcionamiento de la Unión Europea – admite con la satisfacción de quien ve cumplidas sus expectativas.  También llegaron a Madrid otros miembros de JEF más veteranos y con cierta experiencia en este tipo de actividades.  Alistair Spearing (27, JEF-Catalunya) aprovechó la ocasión para reengancharse a la dinámica europeísta y federalista: hacía demasiado tiempo que no iba a un gran evento de JEF y ya tocaba – nos confiesa – El evento superó mis expectativas, principalmente porque aunque en otros eventos de JEF el grupo estaba bien cohesionado, en el MEU 2015 hubo muchísima química entre todos los participantes. Un buen rollo que se palpaba en el ambiente, responsable en gran medida de que el evento transcurriera con éxito.

 

MEU MADRID 2015  permitió a sus participantes desempeñar los roles de  eurodiputado, miembro del consejo, periodista o lobista. Cada uno tuvo que adecuarse al papel que le había tocado y prepararse de manera autodidacta para ello. Nacho Esteban (20, JEF-Madrid) por ejemplo, ejerció su rol al otro lado del hemiciclo:  en el MEU 2015 fui Chair of the Council of Ministers. La verdad es que al principio estaba algo inquieto porque es un papel muy importante, pero me estudié bien las reglas y procedimientos, las fórmulas de dirigirse formalmente, etc. Además estuve asistido por mi co-Chair en todo momento. Creo que lo hice bastante bien o al menos los ministros salieron  muy contentos de la simulación – revela una vez terminada la simulación.

 

En esta edición del MEU el leitmotiv  versó sobre una propuesta de directiva para controlar los paraísos fiscales e implantar una tasa a las transacciones internacionales inspirada en la Tasa Tobin. A los eurodiputados les tocó defender la posición de su grupo parlamentario (PPE, ALD, S&D, Los Verdes, GUE/NCL, ECR…) adoptando una posición más o menos liberal, europeísta o euroescéptica, progresista o conservadora, en función del grupo al que estuvieran representando, aparcando por un momento las convicciones y opiniones personales.

Me tocó hacer de eurodiputado de GUE/NGL. He de reconocer que, para prepararme, resucité un personajillo comunista que me inventé hace unos años para trolear en un foro de política. La verdad es que me puse en la piel del personaje y creo que fue una actuación bastante convincente.  Bueno, yo no sé si lo hice bien, pero a los organizadores se les fue la pinza y me eligieron mejor delegado – nos dice Alistair, uno de los mejores parlamentarios de la sesión, miembro del grupo más activo (el de la Izquierda Europea y Nórdica)  junto al de los euroescépticos.

 

El modelo de la Unión Europea es una actividad genial donde uno aprende cómo funcionan las instituciones Europeas de forma práctica introduciéndose en ellas, por lo que académica y profesionalmente es muy  enriquecedora.  Además, a nivel personal creo que es una experiencia muy buena para conocer gente de otros países incluyendo otros miembros de JEF – nos confirma Nacho. Opinión que parece coincidir con la de la mayoría de los participantes, quienes, tras tres días de debate, han conocido de primera mano el funcionamiento del parlamento europeo, una gran experiencia para incluir en el CV, pero enriquecedora sobre todo en el plano personal.  Así lo cree también Pablo Biscari (22) co-chair del Council of European Union:   a nivel personal, te ofrece la oportunidad de intercambiar opiniones y experiencias con gente de toda Europa y de fuera de ella. Y a nivel profesional, el ejercer un rol de mediador en el Consejo en cierto sentido ayuda a desarrollar cualidades de mediación extrapolables a otros ámbitos – admite uno de los miembros organizadores más activos.

MEU Madrid ha permitido a sus participantes y organizadores conocer el funcionamiento de las instituciones europeas de una manera distinta, mucho más dinámica y activa que a través de su estudio en los libros de texto. ¿Veremos a algunos de sus participantes en el hemiciclo de Bruselas próximamente? No podemos saberlo, aunque ya hay quienes han reflexionado al respecto. Quizá después de esta simulación me gustaría trabajar para un grupo parlamentario pero no tengo claro que quisiera trabajar como eurodiputada – opina Laia. En realidad nunca me había visto como político pero es verdad que después del Modelo uno se replantea hasta dónde puede llegar y quizás algún día trabaje en las instituciones europeas – afirma Nacho.

No obstante, los participantes son también críticos con la organización. Aspectos de logística tales como la distancia al hotel, los horarios de las sesiones o la coordinación entre organizadores han quedado señalados como pendientes de mejora para las próximas ediciones, si es que vinieran. Una opción desde luego deseable, dadas la satisfacción generalizada y las ganas de repetir de casi todos  los participantes. Definitivamente, sí que volvería a participar – revela sin tapujos Pablo – como miembro de la organización, hay varias cosas que mejoraría y que ya están en conocimiento del resto del equipo, principalmente temas de coordinación, ya que desde dentro pueden verse posibles mejoras que quizás al público no les resulta visibles. También propondría añadir el Senado Imperial el año próximo, por si Consejo y Parlamento llegan a un bloqueo poder desbloquear el procedimiento sin mayores problemas.

El Model of European Union de Madrid dio paso al Federalist Weekend, también celebrado en la capital. Ambos eventos tuvieron lugar con motivo del 30º aniversario de la asociación Jóvenes Europeos y Federalistas (JEF) en España. Treinta años de actividades que han permitido acercar Europa,  el funcionamiento de la UE y las ideas federalistas a la ciudadanía de una manera diferente, mucho más dinámica y accesible de lo que estamos acostumbrados. Y visto el éxito del evento, seguro que les queda cuerda para, al menos, otros treinta años europeístas y federalistas.

El Auge de Podemos

Escrito por: Samuel Royuela Granado

Tic-tac, tic-tac…  Como recuerda insistentemente Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, las elecciones generales en España se acercan. Parece evidente que algo va a cambiar en el panorama político español. Nos se antojan unas elecciones al uso, la pérdida de confianza en los partidos tradicionales y la precariedad en la que vive parte de la población han dado lugar al auge de nuevos partidos, nuevas formaciones.  Es un momento de indignación, escepticismo y desconfianza en la clase política en España,  ¿será la formación de Pablo Iglesias capaz de aprovechar este descontento y llegar al poder?

Pablo-Iglesias-Podemos

Podemos surgió en marzo del 2014 con la intención de dar voz y representación política  al   15-M: un movimiento de protesta frente a la crisis económica, la corrupción y el deterioro del sistema de representación política español. La ciudadanía mostró su rechazo a los recortes del gobierno, así como su malestar por los altos niveles de desempleo y el aumento de la pobreza. Además, se reclamó una regeneración política, con una mayor participación ciudadana, y el fin de la alternancia en el poder de dos partidos – Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español –, que han demostrado no estar a la altura de las reivindicaciones y necesidades reales de los españoles desde que comenzó la crisis económica.

Ilusión y regeneración

Desde su creación, Podemos ha experimentado un crecimiento muy importante. Un discurso centrado en el cambio y en una mayor participación democrática de la sociedad española, unido a la carismática figura de líderes con una notable formación académica como Pablo Iglesias o Juan Carlos Monedero, ha conseguido atraer a un gran número de votantes y simpatizantes a esta nueva formación. Podemos ha tenido un crecimiento espectacular en las encuestas, llegando a obtener el 25% de los votos, frente al 28% y el 20% del PP y el PSOE respectivamente. Como consecuencia, desde estos dos grandes partidos políticos y algunos medios de comunicación se ha intentado desacreditar a Podemos para así frenar su avance.  Es, por tanto, obvio que el auge de esta nueva formación ha puesto en alerta a la élite política y económica española – la denominada “casta” contra la que arremeta Pablo Iglesias – ante la posible pérdida de parte de su poder, mientras que ha traído ilusión y esperanza a las clases media y baja, haciéndoles ver que es posible un cambio en la forma de hacer política en España. Esta esperanza ha convertido a Podemos en el partido que encabeza las encuestas de intención de voto directo, con el 20.4%, frente al PP y al PSOE, con el 12.2% y 11.2%.

 

Populismo y ambigüedad

Por otro lado, pese a criticar con vehemencia el sistema actual e insistir sobre la necesidad de cambios, Podemos no ha propuesto ninguna solución o medida realista para conseguir esto. En su programa político aparecen ideas interesantes como establecer una renta básica, introducir el derecho a crédito en la Constitución, crear una Banca Pública o reducir la jornada laboral para así redistribuir el empleo y reducir el paro.  Sin embargo, su discurso está frecuentemente basado en la complacencia, diciendo a sus votantes lo que quieren oír. Las ideas de Podemos penden, aún hoy en día, del hilo de la ambigüedad. El miedo a perder parte de su electorado hace que sus líderes no se definan de forma clara en el plano ideológico. No se trata simplemente de no catalogarse como un partido de izquierda, centro o derecha. Esta ambigüedad alcanza temas más sensibles.  La formación de Pablo Iglesias aún no se ha pronunciado sobre un tema polémico e importante en la política interna española: la independencia de Cataluña. No en vano, el ejemplo más claro de su ambigüedad es la falta de condena a la situación que atraviesa Venezuela actualmente. Podemos no ha condenado las detenciones arbitrarias  de opositores políticos por parte del régimen de Maduro, algo que se debería dar por supuesto en una formación que acepta y asume las reglas de la democracia. A causa de esto, son variados los medios de comunicación que acusan a esta formación política de financiarse con fondos procedentes de Venezuela.

 

Nuevas opciones frente a los grandes partidos

A la espera de los próximos comicios y con el referente cercano de las elecciones autonómicas en Andalucía, es justo admitir que Podemos aún se presenta como un posible candidato a ganar las elecciones generales, y como una importante alternativa al bipartidismo. Aún así, hay que reseñar que existen otros partidos, de reciente formación que, pese a ser menos mediáticos, también se presentan como alternativa a los dos grandes partidos políticos españoles, por ejemplo, Ciudadanos.

Independientemente del desenlace de las elecciones generales, el auge de Podemos ha provocado un cambio en la forma en la que se hace política y en la participación de los ciudadanos en la misma. Los grandes partidos han asumido que tienen que renovarse y adaptarse a las nuevas circunstancias, democratizando sus procesos de elecciones internos y aumentando su transparencia. La ciudadanía, por su parte, ha tomado conciencia de su capacidad para cambiar las cosas y hacer que se tengan en cuenta sus reivindicaciones. En definitiva, aunque es difícil que gane las elecciones, Podemos ha contribuido a iniciar un paulatino proceso de regeneración democrática en España basado en una democracia más directa y un acercamiento de la política a los ciudadanos.

 

 

 

 

JEF lanza la aplicación para Smartphones de Alerta Democrática disponible en GooglePlay e iOS

JEF Europa ha lanzado una aplicación de Alerta Democrática gratuita para smartphones (DemAlert app) disponible en GooglePlay e iOS. Con la aplicación DemAlert, JEF Europa pretende crear conciencia sobre la necesidad de actualizar la democracia en Europa, dando la oportunidad a los jóvenes de debatir, proponer y desarrollar nuevas formas de democracia.

Es ésta, una manera única de orientar los actuales retos de la Europa de hoy, tales como el populismo, la intolerancia, el extremismo y los nacionalismos. DemAlert está disponible de manera gratuita y sin costes adicionales en GooglePlay y iTunes. La aplicación es compatible con smartphones y tablets.

Como hay un número significante de deficiencias que aún no se han abordado en la democracia (especialmente fuera de la Unión Europea), la aplicación DemAlert cubre actualmente todo el continente Europeo incluyendo países como Ucrania, Bielorrusia y Kosovo.

Desde la aplicación, se anima a los usuarios a identificar las violaciones de la democracia que ellos atestigüen o hayan experimentado. Éstas, pueden ser aprobadas por otros usuarios además de poder incrementar su visibilidad mediante su localización geográfica en el mapa.

Cualquier tipo de acción positiva, movimiento o simple gesto de apoyo de la democracia puede ser también resaltada e igualmente aprobada.

Estas “DemAlerts” pueden ser descritas con palabras e incluso a través de fotos adjuntas. Ahora puedes ver cómo funciona DemAlert en la práctica aquí.

JEF Europa desea que, gracias a la aplicación DemAlert, se incentive a que los jóvenes tengan un mayor compromiso en la creación y organización de procedimientos democráticos en sus comunidades. La juventud Europea participa escasamente durante las elecciones europeas, lo que evidencia su claro desinterés en los compromisos políticos. Creemos que la aplicación DemAlert les ofrece a todos ellos una plataforma para lograr una comunicación efectiva que conduzca a la organización de acciones comunes.

“Ofreciendo la descarga de la aplicación en iTunes y en las tiendas de Google Play de manera gratuita, deseamos ofrecer una herramienta que permita tanto a organizaciones como a particulares movilizarse en torno a las buenas y las malas prácticas de la democracia en nuestro continente” declara la presidenta de JEF Europa Pauline Gessant

La aplicación DemAlert está promovida por los Jóvenes Europeístas Federalistas (JEF Europa), una organización paneuropea sin ánimo de lucro con sede en Bruselas. Esta aplicación forma parte del marco del Plan de Trabajo de 2014 llamado: “Unidos por una Europa tolerante”, centrándose en la idea de que la democracia ha perdido su “brillo” en la última década. El Plan de trabajo se centra en la eliminación de las barreras, en busca de una Europa tolerante y en encontrar criterios alternativos para la construcción de una Europa unida y democrática a todos los niveles.

Soluciones Alternativas a la Crisis del Euro

Escrito por: Paul Hahnenkamp

Título Original: Alternative solutions to the euro crisis

Traducido por: Julia Cartagena

La crisis del euro está poniendo en tensión el proyecto europeo. Además de la recesión económica y la caída en picado del precio de las acciones, la frágil estructura de la Unión ha sido revelada. La solidaridad entre las sociedades europeas se ha roto.

8e4c773f283928d98d2c455ca4b3cce9

Los políticos y los expertos están intentando convencernos de que lo peor ha pasado. Nuestra moneda común ha sido debilitada de algún modo, aunque ha sido posible salvarla. Las medidas de austeridad han conseguido su objetivo. Sin embargo, para muchos países del sur que comparten el euro, esto solo significaba una cosa: ahorrar.

Ahorrar en servicios sociales, inversión en infraestructuras o en innovación. SYRIZA está actualmente en el gobierno griego y en España el partido PODEMOS está ganando peso en la opinión pública. Han dado en el blanco con sus crÍticas. La austeridad no tiene nada que ver con la economía social de mercado, que la Unión dice aprobar en sus tratados. La solidaridad está desapareciendo de la sociedad.

Desde hace ya cierto tiempo, las medidas de austeridad son un tema que genera mucho debate, no solo desde un punto de vista político sino también económico. Estudios sobre el efecto de un alto nivel de deuda sobre la situación económica, como el muy citado de Reinhart y Rogoff han sido refutados. Incluso el FMI admitió a finales de 2014 que las medidas de austeridad no iban a contribuir a un crecimiento económico sostenible. Pese a eso hasta ahora no ha sido posible demostrar correlación empírica entre la deuda pública y un crecimiento económico bajo.

La inversión pública es una medida necesaria para relanzar el crecimiento económico. Sin embargo, no me gustaría profundizar en los detalles sobre la importancia de la ayuda estatal para la economía, sino que voy a presentar algunas observaciones sobre la estructura de la Unión Europea que he observado tomando el ejemplo de las medidas de austeridad.

Por un lado, la crisis del euro muestra problemas estructurales. Las medidas de austeridad o su crítica son únicamente respuestas a la actual crisis que, entre otras cosas, tiene sus raíces en el propio “proyecto euro”. La significatividad de la unión monetaria sin unión económica ya fue analizada al introducir el euro. La incapacidad para armonizar la política económica de los estados miembros muestra una debilidad estructural a raíz de la crisis del euro. Los tratados de la Unión solo le dan competencias de coordinación en este ámbito.

También debemos considerar, en relación con este tema, una política fiscal común, impuesta de una manera leve. El derecho de recaudar impuestos es un principio básico del estado soberano. Puede parecer una utopía que la Unión llegue a recaudar impuestos. No obstante, puede valer la pena considerar algunas soluciones para una política fiscal común como la tasa sobre las transacciones financieras. Esta medida sería además un buen recordatorio para el sector financiero de que, según la Comisión Europea, la unión ha invertido en dicho sector 4600 billones de euros. Además, una tasa europea común en dicho sector parece ser una solución razonable para prevenir shocks en los mercados debidos a los diferentes tipos de interés en el mercado de la Unión.

También está claro que estas medidas económicas estructurales tienen un denominador común, que es la consolidación interna de la Unión Europea y el hecho de darles más competencias a las instituciones de la Unión. Por un lado es difícil llevarlo a cabo políticamente porque los partidos nacionales y nacionalistas crean el miedo de que todas las decisiones se tomen en Bruselas. Por otro lado, sin embargo, una mayor consolidación de la UE no puede y no debe hacerse sin reformas democráticas. El déficit democrático identificado en las instituciones es fácilmente rectificable. Por ejemplo el Consejo podría convertirse en una “casa de los Estados miembros” que decide con un proceso democrático, y sus procedimientos y decisiones podrían llevarse a cabo con mayor transparencia. El verdadero problema tiene más que ver con la ausencia de una sociedad civil europea crítica.

Los medios de comunicación, que muchas veces son descritos como el cuarto pilar de los tres pilares del estado, no tienen un rol definido en el contexto europeo. Por supuesto, hay muchos canales de comunicación críticos e independientes que tratan temas europeos con gran detalle. Pero a menudo dichos temas quedan limitados a un tratamiento a nivel nacional. Esos análisis siguen patrones nacionales y analizan las consecuencias a nivel nacional. La creación de una sociedad civil europea no puede hacerse desde “arriba” con algunas directivas. Esta es una tarea que corresponde a los medios de comunicación nacionales, a las instituciones civiles y a los propios ciudadanos.

Los problemas que se tratan en la lejana Bruselas a veces son ajenos a los medios nacionales y no afectan a los ciudadanos directamente. Estos se interesan más bien por temas relacionados con su entorno inmediato. Pese a ello, los debates europeos no deben dejarse solo a las élites. Mientras los principales partidos del Parlamento Europeo y de la Comisión Europea dan la bienvenida a las medidas de austeridad o tratan de maquillarlas para que parezcan menos malas, hay muy poca información crítica al respecto.

Hay mucha audiencia y mucho potencial para una cobertura de noticias verdaderamente europea. Algunos hashtags se expanden por toda la unión en cuestión de horas, como el ejemplo reciente de #jesuischarlie. La crisis del euro fue el tema principal de todos los medios europeos durante varios meses. Como hemos mencionado anteriormente, también puso al descubierto el problema de los patrones nacionales y las rivalidades. Los griegos han sido descritos como “buitres de la quiebra” e incluso como vagos mientras que los medios griegos han sacado metáforas nazis para dar rienda suelta a su desagrado con el liderazgo político que han tomado los países del norte, especialmente Alemania.

Desde mi punto de vista, la ley electoral del parlamento europeo es una gran oportunidad para nosotros de varias maneras. Actualmente los candidatos se presentan a sus votantes en su respectivo país y organizan casi exclusivamente campañas electorales nacionales. Si los ciudadanos pudieran votar a candidatos de otros países todos ellos incluirían automáticamente temas europeos en sus programas. Los medios de comunicación también seguirían esta tendencia. Martin Schultz aprovechó esta oportunidad en las últimas elecciones. Tenía temas europeos en su agenda y los aprovechó para hacer un “tour” por toda Europa. Debido a esto su imagen era más convincente que la del resto de partidos. Al final solo pudo ser votado en Alemania, pero sus apariciones en público y su objetivo de ser elegido presidente del parlamento europeo convencieron probablemente a votantes de otros países de apoyar a los socialdemócratas. También estuvo presente en todos los medios europeos.

La crisis del euro ha demostrado claramente las debilidades estructurales de la unión monetaria. También ha demostrado que el proyecto de la Unión Europea va a ser continuado por las sociedades nacionales. Aunque ahora la consolidación de la UE parezca razonable desde una perspectiva económica o administrativa, solo podremos empezar cuando las sociedades nacionales estén listas para representar intereses europeos a nivel europeo y en el marco del proyecto europeo. El lema europeo “Unidos en la diversidad” es continuamente reiterado por las más altas instituciones europeas. Para que el proyecto europeo funcione correctamente, tiene que ser reconocido y puesto en práctica por la mayoría de los ciudadanos europeos.