JEF Illes Balears

banner 2 JEF Illes Balears

 

Joventut Europea Federalista de les Illes Balears (JEF Illes Balears) és una associació juvenil creada oficialment el 29 de desembre de 2014 després d’anys d’intents d’estructuració del moviment federalista europeu juvenil a les Illes Balears. És secció membre de JEF Espanya des del 9 de juny de 2015.

Si vius a les Illes Balears i vols fer feina per una Europa unida, federal, i més democràtica no dubtis a unir-te a nosaltres. T’esperam!

Et pots posar en contacte amb nosaltres mitjançant la següent adreça de correu electrònic: balears@jefspain.eu

Segueix-nos a Facebook (JEF Illes Balears) i Twitter (@JEFbalears). També podràs trobar tota la informació que necessitis al nostre web.

———–

Joventut Europea Federalista de les Illes Balears (JEF Illes Balears) es una asociación juvenil creada oficialmente el 29 de diciembre de 2014 después de años de intentos de estructuración del movimiento federalista europeo juvenil en las Islas Baleares. Es sección miembro de JEF España desde el 9 de junio de 2015.

Si vives en las Islas Baleares y quieres trabajar por una Europa unida, federal, y más democrática no dudes en unirte a nosotros. ¡Te esperamos!

Puedes ponerte en contacto con nosotros a través de la siguiente dirección de correo electrónico: balears@jefspain.eu

Síguenos en Facebook (JEF Illes Balears) y Twitter (@JEFbalears). También podrás encontrar toda la información que necesites en nuestra web.

 

Paz armada en el Donbass – 2ª Entrada

Guerra de ucrania

<—– 1ª ENTRADA

 

Movimiento armado miliciano: El triunfo de la ultraderecha

Otro de los asuntos que más controversia está suscitando es la aparición de nutridos grupos de voluntarios en suelo ucranio. Estas milicias, que en su mayoría engrosan las filas prorrusas, pretenden emular a nuestras conocidas Brigadas Internacionales. Sin embargo, nada podría resultar más paradójico que esta comparación: la inmensa mayoría de estos voluntarios se enmarcan dentro de grupos ultranacionalistas, ya sean proucranios o prorrusos. Los cosacos del Don y del Kubán, por ejemplo, son el grupo más voluminoso entre los voluntarios separatistas, destacables además por su exacerbado ultranacionalismo eslavo. Por otro lado, también son nutridas las tropas pertenecientes a las agrupaciones paramilitares Movimiento Imperial Ruso o Unidad Nacional Rusa, fervientes ultrahortodoxos que incluso llevan consigo iconografía Zarista. Más negro es el panorama revelado por los voluntarios Chetniks serbios, ultranacionalistas, monárquicos y tristemente famosos por sus nutridos crímenes de guerra perpetrados en las Guerras Yugoslavas de los años 90. Con todo esto, y a pesar del esfuerzo de los integrantes de la Guardia Roja del Donbass, las evidencias no dejan de demostrar que las características de estos milicianos, en su mayoría ultrahortodoxos, fervientes nacionalistas eslavos e incluso monárquicos hacen difícilmente asequible su comparación con las Brigadas Internacionales.

Por otro lado, los integrantes de las milicias gubernamentales presentan una estructura netamente neofascista. El grupo paramilitar Sector Derecho es el principal actor dentro de este escenario. A este colectivo, que se le acusa el perpetrar la quema del edificio de Odessa en el que más de 40 civiles prorrusos murieron terriblemente calcinados, se le trata con una especial connivencia cerca del Donbass. Además de esto, el partido político Svoboda, que posee las carteras de vicepresidencia y del ministerio del interior, afirmó en lo referente a la polémica matanza de Odessa la afirmación  “que los demonios se quemen en el infierno”, escenificando su postura ante el conflicto. A este partido también se le acusa de financiar cualquier tipo de agrupación militar con tal de que esta luche frente a los prorrusos, entre las que destaca el Batallón de Azov, abiertamente declarado fascista y neonazi al igual que el anteriormente citado Sector Derecho.

Así pues, ambos bandos se encuentran inmersos en una vertiginosa y arriesgada espiral en la que cada vez más milicias luchan abiertamente en sus bandos. Unas milicias que realmente luchan por sus propias ideas, y que en última instancia sólo rinden cuentas ante sí mismos. El riesgo que ambos contendientes asumen aceptando a estos hombres aumenta cada día. Sin ir más lejos, muchas de estas milicias no han aceptado ninguna de las treguas pactadas, y es previsible que tampoco las acepten en el futuro. Ucranianos y prorrusos no parecen darse cuenta de que existe un riesgo cada vez mayor de que la consecución o la distensión de este conflicto cada vez esté más lejos de sus manos.

De los Acuerdos de Ginebra a Minsk II: el triunfo de la diplomacia europea.

Sin embargo, un pequeño rayo de esperanza ha conseguido colarse en medio del conflicto ucranio gracias al acuerdo de Minsk II. Un acuerdo que necesitará de posteriores remodelaciones y rediscusiones, pero que sin duda puede ser el primer punto sobre el que poder construir una base sólida para la resolución del conflicto. Los acuerdos firmados el 11 y el 12 de Febrero de 2015 en Minsk II parecen haber mitigado en parte el sangrante conflicto del Donbass. Por fin, un acuerdo comienza a reducir las escaladas de violencia. Atrás quedaron ya aquellos acuerdos de Ginebra o Minsk I. Sin embargo, han tenido que repetirse dos fracasos diplomáticos consecutivos hasta llegar a este punto. En Ginebra, el error fue deducir que un acuerdo con Rusia llevaría implícito un acuerdo con las Repúblicas de Donetsk y Lugansk, y pronto se vio que el Donbass no era una simple extensión de Rusia. Los líderes separatistas, indignados, afirmaron que la paz debía de negociarse con ellos, y no con Putin.  Afirmaron también que no reconocían esos acuerdos, y con ello, los acuerdos de Ginebra de Abril de 2014 quedaron en papel mojado.

Más complejas fueron las conversaciones del Protocolo de Minsk efectuadas entre el 5 y el 6 de Septiembre de 2014. Esta vez, los representantes de Donetsk (Alexánder Zajárchenko) y Lugansk (Ígor Plótnitski) fueron invitados, pero no ocurrió lo mismo con las delegaciones europea y americana, que sin embargo si habían estado presentes durante los acuerdos de Ginebra. Apenas habían transcurrido dos días desde la Cumbre de Newport de la OTAN en la que se había aprobado la creación de una Fuerza de Intervención Inmediata constituida por 5.000 hombres y con sede en Polonia, por lo que difícilmente podían estar los aires más caldeados. Es cierto que la tregua se firmó, pero en apenas unos días estalló la segunda batalla por el Aeropuerto Internacional de Donetsk, y a pesar de que los comunicados oficiales negaban la continuidad del conflicto, en Octubre se escenificó lo evidente y ambas partes admitieron que la tregua estaba rota mientras tanto los combates cuerpo a cuerpo se sucedían en el aeropuerto y la marina ucraniana minaba el mar de Azov. Una vez más, un conato de tregua había precedido a un recrudecimiento atroz del conflicto.

Tras estas negociaciones infructuosas, se decidió formar un nuevo grupo de negociaciones en lo que se definiría como Minsk II. Estas negociaciones, efectuadas durante el 11 de Febrero de 2015, reunieron tanto a los máximos representantes de Donetsk y Lugansk como a los principales actores en el plano internacional: Poroshenko, actual presidente de Ucrania, Putin, Merkel y Hollande. Todo ello supervisado además por la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa). Las negociaciones, que superaron las 16 horas de extensión, fueron calificadas por el ministro de exteriores alemán Frank-Walter Steinmeier como “muy difíciles”, mientras que Hollande afirmaba que esta era la “última oportunidad para la resolución del conflicto”. Por otro lado, resulta significativa tanto la ausencia de EEUU como las palabras del ministro de exteriores ruso Serguei Lavrov, que afirmaba que esta vez “había buenas razones para el optimismo”. Aunque visto lo visto, resulta evidente que no todo depende de Rusia, ni mucho menos. Así pues, en estas nuevas negociaciones, las primeras que la UE tomaba en serio, los compromisos acordados parecen haber sido tomados con mucha más seriedad que en anteriores ocasiones. Y en parte, esto es resultado de las palabras que Mogherini, máxima representante de relaciones exteriores de la UE, ha lanzado a Poroshenko. Según Mogherini, y en lo referente a la entrada a la UE de Ucrania, afirmó que “La prioridad era la resolución de sus problemas internos”, en una clara alusión de que lo principal ahora son las negociaciones de paz. Poroshenko ensalza una bandera proeuropea que cada vez es vista con mayor escepticismo desde Europa. Evidentemente, la UE está dispuesta a aliarse con Ucrania, pero no a cualquier precio. En cuanto a las disposiciones de Minsk II, se firmó un alto el fuego, la retirada de la artillería pesada, la delimitación de 50km de “tierra de nadie” para evitar conflictos y el envío de una ayuda humanitaria que el Donbass necesita con urgencia. Y aunque todo esto no se haya cumplido a raja tabla, sí es cierto que es la primera vez que se ve una intención por ambas partes de mitigar aunque sea en parte el conflicto. Por primera vez, la UE se inmiscuye seriamente en estas negociaciones de paz, y estas se han revelado también por primera vez como unas negociaciones útiles, demostrando una vez más que la UE sigue teniendo capacidad diplomática para la resolución de todo tipo de conflictos.

 

Otros artículos relacionados:

Putin: el cisne negro de la diplomacia europea

La Ventana da al este: Entrevista a Antón Yeschenko

 

Manifiesto de Ventotene – 8ª Entrada

manifesto

<—– 7ª ENTRADA

 

Resultaría inútil detenerse en hablar de las instituciones constitucionales, dado que no se pueden prever las condiciones en que surgirán y actuarán, no haríamos otra cosa que repetir lo que todos ya saben sobre la necesidad de órganos representativos, la formación de leyes, la independencia de la magistratura que ocupará el puesto de la actual para la aplicación imparcial de las leyes emanadas, así como para lograr una libertad de prensa y asociación que ilumine la opinión pública y que dará a todos los ciudadanos la posibilidad de participar efectivamente en la vida del Estado. Sólo sobre dos cuestiones es necesario precisar mejor las ideas de las leyes actuales, por su particular importancia en este momento en algunos países; éstas son las relaciones del Estado con la Iglesia y sobre el carácter de la representación política:

 

a) El concordato con el que en Italia, el Vaticano, concluyó la alianza con el fascismo, debe ser sin duda alguna abolido para afirmar el carácter puramente laico del Estado. Todas las creencias religiosas deberán ser igualmente respetadas, pero el estado no deberá financiar los cultos.

 

b) La barraca de cartón piedra que el fascismo constituyó con el corporativismo deberá caer junto con el resto de aspectos del Estado totalitario. Hay quien sostiene que de estos restos se podrá mañana obtener el material para crear un nuevo orden constitucional. Nosotros no lo creemos. En los estados totalitarios  las cámaras corporativas son sólo una burla encaminada al control policial de los trabajadores. Incluso si las cámaras fuesen una expresión sincera de las distintas categorías de productores; unos órganos de representación de diversas categorías profesionales jamás podrían estar cualificadas para tratar cuestiones de política general, y en las cuestiones puramente económicas los grupos profesionales más débiles se convertirían en sujetos de abuso por parte de las categorías profesionales más potentes. A los sindicatos les corresponderán amplias funciones de colaboración con los órganos estatales encargados de resolver los problemas que más directamente les afectan, pero sin duda habría que excluir que les vaya ligada alguna función legislativa, por lo que el resultado sería una anarquía feudal en lo económico, concluyendo en un renovado despotismo político. Muchos de los que se dejaron llevar ingenuamente por el mito del corporativismo, podrán y deberán ser atraídos por medio de la renovación de estructuras; para que entonces se den cuenta de lo absurdo de su antigua solución soñada. El corporativismo no puede tener una vida concreta más allá de la que les puedan ofrecer unos estados totalitarios; que organicen a los trabajadores bajo el mandato de funcionarios y que controlen todos sus movimientos conforme a los intereses de la clase gobernante.

 

Un partido revolucionario no puede ser torpemente improvisado en el momento decisivo, sino que debe empezar desde ahora a formar al menos su filosofía política central, sus líderes y directores. Las primeras acciones que hará este, no será representar a una masa heterogénea de tendencias reunidas transitoriamente por su pasado antifascista, que estén dispuestas a dispersarse una vez caído el régimen totalitario. Un partido revolucionario sabe, sin embargo, que sólo entonces comenzará verdaderamente su obra; para ello debe estar formado por hombres que estén de acuerdo en cuáles son los principales problemas a solucionar en el futuro.

 

Debe penetrar con su propaganda metódicamente dondequiera que estén los oprimidos por el presente régimen, tomando como punto de partida los problemas más dolorosos de cada persona y clase, conectando estos problemas entre si y ver cuáles pueden ser sus verdaderas soluciones. En esta esfera gradualmente creciente de simpatizantes, sólo aquellos que han aceptado e identificado la revolución europea como el principal propósito de sus vidas, pueden ser reclutados por el movimiento: realizando día a día el trabajo necesario, encargándose cuidadosamente de la seguridad de éste incluso frente a situaciones de peligrosa ilegalidad, constituyendo de esta manera una sólida red que dé fortaleza a las esferas más frágiles de sus simpatizantes.

 

No se debe descuidar ninguna ocasión ni sector dónde divulgar su palabra, acudiendo en primer lugar a los ambientes que se consideren más importantes como centros de difusión de ideas y centros de reclutamiento de hombres combativos, debiendo acudir sobretodo hacia los dos grupos sociales más sensibles y decisivos en la situación de nuestro tiempo y en las circunstancias decisivas del mañana; baste decir la clase trabajadora y las clases intelectuales. La primera es la que menos se ha sometido a las disciplinas totalitarias y será la primera en reorganizar sus propias filas. Los intelectuales, en particular los más jóvenes, son aquellos que se sienten espiritualmente más oprimidos y repelidos por el despotismo reinante. Poco a poco las demás clases serán inevitablemente atraídas por el movimiento general.

 

Cualquier movimiento que fracase en la tarea de aliar estas fuerzas, está condenado a la esterilidad; por poner unos ejemplos: un movimiento únicamente de intelectuales no tendrá la fuerza de masa necesaria para convencer a todas las resistencias reaccionarias, será desconfiado y receloso frente a la clase obrera; y aunque esté animado por sentimientos democráticos, será proclive a resbalar ante las dificultades, en el terreno de la movilización de todas las demás clases contra los obreros, es decir hacia una restauración fascista. Si se apoyará sólo en el proletariado se le privará de la claridad de pensamiento que sólo tienen los intelectuales, y que es necesaria para distinguir bien los nuevos deberes y las nuevas vías; permanecerá prisionero del viejo clasismo, verá enemigos en todas partes, y patinará hacia la solución de la doctrina comunista.

 

Durante la crisis revolucionaria, compete a este movimiento organizar y dirigir las fuerzas progresistas, utilizando todos los órganos populares que se forman espontáneamente, como crisol ardiente en el que van a mezclarse las masas revolucionarias, no para realizar plebiscitos, sino en espera de ser guiados.  Éste recogerá la visión y seguridad de lo que hay que hacer, no mediante una preventiva consagración de la todavía inexistente conciencia popular, sino desde la conciencia de representar las profundas exigencias de la sociedad moderna. De este modo se darán las nuevas directrices del nuevo orden europeo, la primera disciplina social de las masas informes. A través de esta dictadura del partido revolucionario se formará el nuevo Estado, y en torno a él la nueva democracia.

 

Es absurdo pensar que un régimen revolucionario como este deba desembocar necesariamente en un despotismo renovado. Desemboca en ello sólo si se ha ido modelando un tipo de sociedad servil. Pero si este partido revolucionario irá creando con pulso firme, desde sus primeros pasos, las condiciones para una vida libre en la que todos los ciudadanos puedan participar realmente en la vida del Estado, su evolución continuará incluso atravesando crisis políticas eventuales de carácter secundario, provocadas por la progresiva comprensión y aceptación por parte de todos del nuevo orden,  por eso en el sentido de una creciente posibilidad de funcionamiento, de instituciones políticas libres.

 

Hoy es el momento en que hay que dejar de lado los viejos estorbos y estar preparados para lo nuevo que llega, tan distinto a todo aquello que se había imaginado, descartando a los ineptos entre los viejos y suscitar nuevas energías entre los jóvenes. Hoy se ha comenzado a tejer la trama del futuro, tejida por aquellos que comprendieron los motivos de la actual crisis de la civilización europea, recogiendo así la herencia de todos los movimientos revolucionarios del pasado de la humanidad, los cuáles naufragaron por la incomprensión del fin a alcanzar o de los medios de cómo saberlos lorgrar.

 

La vía que hay que recorrer no es fácil ni segura: ¡Pero debe y será recorrida!

¿HAY ALGUIEN AHÍ? LLAME A FEDERICA

Escrito por: Iñigo Cruz

Articulo originalmente publicado en la revista LA GRIETA On line

Me van a disculpar que empiece con la archiconocida pregunta retórica de Kissinger sobre la Unión Europea: ¿A quién debo llamar? Pregunta que aún hoy es de difícil respuesta. No obstante, si algo apuntan las maneras de la nueva alta representante de la UE para Asuntos Exteriores en Política de Seguridad (lady PESC), la italiana Federica Mogherini, es que ella está dispuesta a recibir la llamada que tanto estamos esperando.

Ciertamente, su punto de partida no es el mejor de los posibles. Su antecesora, lady Ashton, ha realizado un trabajo que podemos calificar de eficiente de puertas para dentro: echar a andar la maquinaria europea del servicio exterior no es baladí, pero sí gris, y la repercusión pública de su actividad ha sido, por decirlo diplomáticamente, escasa.

Con esos antecedentes, nuestra nueva alta representante llegó al cargo bajo miradas suspicaces, ya que en su contra se adujo su escasa experiencia en un puesto ministerial. Cierto, carece de una prolongada carrera en el área, sin embargo a su favor tiene que, desde 2008, se ha mostrado activa (por ejemplo en el Consejo de Europa) y desde que ha ocupado el cargo ha mostrado no tener miedo a la tarea, estrenándose con llamadas de atención como la declaración para el reconocimiento del Estado palestino y la frenética agenda de viajes en este último mes.

Mientras, en la lista de asuntos pendientes que tiene por delante Mogherini, en orden de importancia, según un servidor, estos son los más relevantes:

  • Rusia (y el conflicto en Ucrania): gran asignatura pendiente de la UE como unidad. Aquí el entendimiento con el presidente del Consejo, el polaco Donald Tusk, será clave para poder presentar una imagen y discurso uniforme frente a Putin.
  • Mediterráneo y Oriente Medio: inmigración, terrorismo, países en guerra, crisis económica, conflicto israelí-palestino y todo ello en el patio trasero de la UE. Sin duda, habrá de saber coordinarse con los países miembros de la cuenca mediterránea y con los demás comisarios afectos. A su favor, venir de un país mediterráneo (y el apoyo de su primer ministro Renzi).
  • Candidatos y países vecinos : asunto poco visible a priori. Las exrepúblicas yugoslavas, ahora encarriladas, siempre están prontas a salir de la línea marcada, junto con una Turquía bajo el liderazgo de Erdogan, quien se debate entre su rol con la UE y convertirse en potencia regional independiente.
  • Tratado libre comercio con EE. UU.: patata caliente donde las haya, para ella y toda la Comisión. Las negociaciones han sido criticadas por el oscurantismo con el que se llevan. Será una asignatura clave para ver el juego en equipo de Mogherini.
  • G-20, Asociación del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés) y China: aquí la dificultad radica en la multitud de asuntos político-comerciales, a los que hay que sumar el tener que lidiar con un coro de 28 voces, cada una con prioridades e intereses dispares, y el ser capaz de sacar el máximo rendimiento a las herramientas de las que dispone la UE.
  • América Latina y África subsahariana: los grandes olvidados de la política exterior comunitaria. ¿Ocuparán un puesto relevante en la nueva agenda de lady PESC?¿Podrá recuperar el terreno perdido frente a China?
  • ¿ONU-Consejo de seguridad?: Este punto es una hipótesis, pero, ¿en caso de producirse la tan esperada, pero nunca llegada, reforma del consejo, será capaz la UE de agruparse en un solo asiento para la UE?

En contra, las potenciales piedras que podrá encontrar son unos tratados que a veces dejan poco claro sobre quién recae la responsabilidad exterior, si bien Juncker parece tenerlo claro. ¿En qué medida Tusk querrá mayor KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERAprotagonismo en política exterior? A su vez, carece de un presupuesto propio, ya que depende del de la Comisión y este a su vez de un Parlamento Europeo con poderes reforzados y con un tercio de eurodiputados que podemos calificar de euroescépticos o eurocríticos, insuficientes para bloquear las grandes líneas de acción, pero suficientes para ser la eterna china en el zapato.

No podemos olvidar que la política exterior suele ser un asunto jugoso para los gobiernos. Resultará difícil que quieran dejarse robar protagonismos o atenerse a la línea acordada desde Bruselas. No obstante hay una pincelada de optimismo: el reciente acuerdo en noviembre entre Alemania y Francia, al que se suma Polonia, y ha sido conocido como Triángulo de Weimar. En este acuerdo por fin se reconoce expresamente la necesidad de una política exterior común —es decir, compartir embajadas— y así lo harán Francia y Alemania. Si eso lo han hecho los grandes, con el tiempo, ¿no sería lógico ver a los 28 estados miembros en una embajada y bajo una misma bandera?

Pero no desfallezcamos, Mogherini tiene a su favor valiosas herramientas: un servicio exterior plenamente operativo y con representaciones en todo el mundo y un presidente de la Comisión (Juncker) que ha dicho que pretende viajar poco y cederle el protagonismo en su área. Al mismo tiempo, el nuevo esquema de la Comisión integra el interés en la política exterior y en él la alta representante ocupa el puesto de vicepresidente en el grupo de trabajo más relacionado con la política exterior y con el mandato expreso de su presidente de dirigir y coordinar esfuerzos. Y no puede faltar el poder blando, o lo que es lo mismo, la Unión Europea como referente, pues pese a las críticas que recibe, sigue siendo un ejemplo a seguir en integración, paz y bienestar, un hecho que siempre cuesta reconocer a los demás países y que en buenas manos es una útil herramienta.

En resumen y para toda la ingente lista de tareas por realizar, mi consejo al señor Kissinger es que llame y pregunte por Federica, quien tiene 5 años por delante para demostrar que la UE sigue ahí, siendo un actor relevante a tener muy en cuenta y que está en ello.

Paz armada en el Donbass – 1ª Entrada

Esrito por: Álvaro Ibañez Fagoaga

No son pocos los que aún se preguntan cómo el conflicto ucraniano ha podido llegar hasta donde ha llegado. De dónde salen estos prorrusos y por qué apenas hemos oído hablar de ellos hasta ahora. Y cómo puede ser que un país que considerábamos tranquilo pueda encontrarse ahora envuelto en semejante guerra fratricida. Pues aunque se considere esta guerra entre rusos y ucranios, estos no dejan de ser por ello primos-hermanos.

Guerra de ucrania

Historia de un conflicto

La historia de la nación rusa está íntimamente ligada a la de Ucrania. El Rus de Kiev, primer estado fuerte y consolidado del Este de Europa, asentó en el siglo X lo que fue uno de los más poderosos del momento, en el cual se integraban tanto la Rusia europea como Bielorrusia y Ucrania. El génesis de estos tres estados reside aquí. Sin embargo, los conflictos entre ucranianos y rusos no han dejado de extenderse desde entonces. Destacan entre estos el continuo intento de “rusificación” de Ucrania perpetrado por los Zares o la brutal hambruna a la que fue sometida durante la era estalinista. Momentos que sin duda siguen grabados en el imaginario colectivo de las gentes de Ucrania como unos de los periodos más negros de su historia. Sin embargo, y a pesar de todo, no podemos negar que la historia es la que es. Además de esto, y aquí reside en parte el origen de este conflicto, Stalin otorgó la cuenca del río Donets a los ucranianos en la década de los 20 del siglo pasado. La cuenca del Donets, conocida hoy como el Donbass, es donde se ubican las Repúblicas Populares de Donietsk y Lugansk, creándose desde entonces una paradójica situación: Estos dos Óblasts (provincias) se constituyeron desde entonces como parte del estado ucraniano a pesar de caracterizarse como regiones de mayoría de habla rusa.

Además de esto, en las elecciones presidenciales de 2011 el voto del Este de Ucrania en favor de Yanukovich fue masivo. Víktor Yanukovich, que también fue gobernador del Óblast de Donetsk de 1997 a 2002 y Primer Ministro de 2002 a 2004, escenificaba ya desde hacía tiempo la inclinación prorrusa del Este de Ucrania en su Partido de las Regiones. Este fue el hombre que huyó de la presidencia de Ucrania durante las protestas del Euromaidán. Yanukovich, que representaba mejor que nadie la división política y lingüística del país, también fue quien terminó de enemistar a las dos realidades ucranianas tras su presurosa huida. Tras esconderse en Rusia, el Este de Ucrania amenazó con sublevarse,  y las elecciones presidenciales de 2014, en las que amplias regiones del Este no ejercieron su derecho al voto en un claro símbolo de oposición a la presión del Euromaidán, terminaron de cristalizar la sublevación que desembocó en el conflicto actual.

Llantos de sangre en el Donbass

A partir de entonces, la escalada de violencia no cesó de aumentar hasta consolidarse como un verdadero conflicto armado. Tras los acuerdos fallidos de Ginebra, el gobierno ucranio secundó una ofensiva total para recuperar Slaviansk, Kramatorsk y Mariúpol a principios de Mayo de 2014. Se preveía una reconquista relativamente fácil, pero hicieron falta casi 3 meses y multitud de hombres y pertrechos para llevarla a cabo. Una ofensiva dura por parte del gobierno, en la que no faltaron durísimos ataques artilleros, ofensivas repletas de carros blindados o apabullantes ataques aéreos indiscriminados incluso frente a zonas urbanas. A su vez, Lugansk y Donetsk secundaron sus propios referéndums populares en los que el voto favorable a la independencia frente a Ucrania superó el 90%. Donetsk incluso solicitó la adhesión a Rusia, pero ésta se mostró cautelosa, por lo tanto las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk declararon la creación del Estado de Novorossia el 24 de Mayo de 2014.

Tras la toma de estas 3 ciudades (Slaviansk, Kramatorsk y Mariúpol), el nuevo objetivo se centró en el Aeropuerto Internacional de Donetsk y sus alrededores, donde el gobierno ucranio aún mantenía una cierta presencia militar. Durante los meses de Agosto y Septiembre, el aeropuerto, Debáltsevo y el cerro de Saur Mogila se convirtieron en los nuevos frentes de batalla. Sin embargo, las anteriores conquistas del gobierno ucraniano se convirtieron en efímeras, transitorias y extremadamente costosas en vidas y material. El cerro de Saur Mogila, situado entre la ciudad de Donetsk y la frontera rusa, representaba el enclave perfecto para controlar la ciudad y sus alrededores. Sin embargo, esta vez fueron los prorrusos quienes se alzaron con una victoria de una enorme importancia simbólica. El cerro de Saur Mogila, escenario de violentos combates durante la Segunda Guerra Mundial, recordaba con un monumento destrozado durante estos combates la victoria de la patria rusa frente al fascismo, al cual ahora intentan personificar los prorrusos con el gobierno ucranio. Por otro lado, el intenso bombardeo del Aeropuerto Internacional de Donetsk sólo sirvió para una efímera reconquista parcial que volvió a desaparecer rápidamente. Pero fue en Debáltsevo donde el ejército ucraniano sufrió su derrota más severa. Debáltsevo, potente nudo ferroviario absolutamente vital para las comunicaciones en el Donbass, había sido cercado por las tropas prorrusas. En Kiev, saltaron todas las alarmas: más de 5.000 soldados habían quedado encerrados en una bolsa, y en una clara omisión a Minsk II, ambos contendientes se enfrascaron en una de las batallas más duras que hasta ahora se habían dado en el conflicto. Sin embargo, esta vez la victoria no vino de lado de las fuerzas gubernamentales. La primera batalla en la que las milicias populares de Donetsk y Lugansk actuaban de manera conjunta se convirtió en una notable victoria para sus repúblicas. Más de 300 bajas fueron contabilizadas entre las tropas ucranias, y otras muchas tuvieron que abandonar apresuradamente la ciudad para evitar un desastre mucho mayor. Así pues, el intento de cortar las comunicaciones entre Donetsk y Lugansk había fracasado, y el intento de hostigar a Donetsk por el flanco por el cerro de Saur Mogila se había mostrado también infructuoso.

Así las cosas, ni uno ni otro parece tener la capacidad suficiente como para derrotar a su “enemigo”. Es cierto que en estos últimos combates el avance prorruso ha sido notable, pero resulta imposible imaginarles reconquistando  Kramatorsk o Mariúpol. Su moral es altísima, pero no así su arsenal bélico. Las milicias de Donetsk y Lugansk están dispuestas a luchar hasta el último hombre, pero su arsenal les limita enormemente en las operaciones ofensivas. Por otro lado, la situación al otro lado del frente no podría ser más diferente. Es evidente que el ejército ucraniano posee una apabullante superioridad logística y ofensiva, pero sus hombres, reclutados en su mayoría de una manera forzosa, no están dispuestos a entregar sus vidas por un pedazo de tierra que apenas les importa. Poseen más tanques y aviones, pero saben también que se enfrentarán frente a hombres más que dispuestos a morir por su causa, cosa que ellos no pueden afirmar.

 

 

2ª Entrada —–>

Otros artículos relacionados:

Putin: el cisne negro de la diplomacia europea

La Ventana da al este: Entrevista a Antón Yeschenko

El espectáculo circense europeo

Escrito por Iñigo Cruz

El presente artículo fue publicado originalmente en la revista LA GRIETA

Con todos ustedes, en la pista central ¡las instituciones malabaristas de la UE! No, no nos hemos equivocado de columna, vamos a hablar de Europa y no de Circo, o tal vez sí. Si me permiten el símil con las instituciones europeas y, en particular, sus tres cabezas más visibles (Juncker- Presidente de la Comisión, Tusk- Presidente del Consejo y Moguerini – Alta representante de la UE)  conforman una peculiar agrupación cuya gestión puede asemejarse a la de un trío de malabaristas circenses acompañados de un maestro de ceremonias, el Parlamento Europeo (y su Presidente Martin Schultz).

4985920361_7e5ecd29a0_z Imagine el lector un malabarista, con sus malabares ardiendo ¿Cuántos pueden manejar al mismo tiempo y ¿Cómo? 5…¿Tal vez 10? Ahora bien, cuando se le une otro malabarista, el número de los que pueden mantener en el aire aumentará a..¿15, 20? ¿Y si son 3 los malabaristas?[1]

Pues aún más. Volvamos ahora al ámbito europeo y pongámonos en 2 escenarios diametralmente opuestos: los tres malabaristas se compenetran a la perfección y realizan un número espectacular con docenas de malabares en el aire o se pelean y todo acaba por los suelos. Si empezamos por la parte de antecedentes, la experiencia previa del trío Barroso-Van Ron Puyu-Ashton no puede calificarse de un gran ejemplo. El perfil bajo adoptado por ellos y a su vez, buscado por los Estados miembros (sin olvidar el protagonismo de la Canciller alemana que ayudó a eclipsarlos), no puede decirse que diera pie a grandes desavenencias o luchas de poder pero tampoco a realizar grandes hazañas. Dicho de forma más mundana: dejaron gran parte de las gradas del circo por barrer.

Tengamos también en cuenta las reglas de juego: Tratado de Lisboa para los amigos o Tratado de la Unión Europea y Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea para el resto. En cualquier caso, con mucha trampa, en ellos se deja constancia de las capacidades de cada uno, pero sin entrar en una definición clara. Antes de seguir me van a disculpar, si cito aquí los tratados, al menos de palabra, pueden confiar en mí o leer el pie de página para ver los artículos referidos, pues tengo el firme (des)propósito de usar lo menos posible el vocabulario técnico de la UE, salvo cuando quiera que se echen la siesta.

 

Pues bien, agárrense que vamos a “liarla parda”. Según nuestro amigo el Tratado de Lisboa, en políticas tan notorias como la Exterior, encontramos que “el Presidente del Consejo Europeo asumirá la representación exterior, sin perjuicio de la Alta Representante” , quien está “al frente de la política exterior y de seguridad común de la Unión”[2] y ”…presidirá el Consejo de Asuntos Exteriores” y “será uno de los Vicepresidentes de la Comisión”…(más que Alto o Alta, habría que calificarla de bipolar con 2 cargos en 2 instituciones) ..y la Comisión “con excepción de la política exterior y de seguridad común… asumirá la representación exterior de la Unión”. Pero hay más…como guinda al pastel “La Unión dirigirá la política exterior y de seguridad común…”[3]  Conclusión: ¿¿Qué??¿¿Quién??¿¿Cómo??  Cualquiera que lo lea con un mínimo espíritu crítico puede pensar que lo dicho es la perfecta excusa para no hacer nada, si es que se ha enterado de algo, o finamente, comenzar un eterno debate sobre quién hace qué y tirarse los malabares a la cabeza.

 

Ahora bien ¿Y sí lo miramos desde el otro lado? Pongámonos ahora en la 6904304987_894a6a7135_otesitura que los tres se entienden a la perfección y sus aspiraciones políticas (y por qué no, egos) no chocan, sino se complementan. La falta de definiciones milimétricas les dota de la agilidad necesaria para alcanzar un acuerdo entre ellos, si ellos quieren. Tusk y Moguerini en los vértices más cercanos al público, Juncker un poco más atrás (a diferencia del anterior presidente Barroso, no busca ocupar la primera línea del photo call, no lo dice un servidor, lo dice él). Los perfiles de nuestro tres artistas circenses se complementan bastante bien, conjugan experiencia con energía y trasfondos políticos muy distintos que les permiten abarcar distintos escenarios. Por ejemplo Tusk debe entenderse con el oso del circo (Rusia), Moguerini lidiar con el cañón explosivo (Oriente Medio) y Juncker controlar la taquilla (ronda negociadora de la OMC o presupuestos de la UE).

Y todo esto, mientras (Super) Mario Dragui, doma a las fieras, es decir, calma los mercados desde el BCE y Martin Schultz, presidente del Parlamento Europeo, en su calidad de maestro de ceremonias promociona a nuestros malabaristas o les pone alguna zancadilla, pues no olvidemos que si hay un €  del presupuesto de la Unión implicado, el Parlamento habrá de pronunciarse y también éste quiere su ración de atención bajo los focos, pues a fin de cuentas, es el representante directo del público (los ciudadanos) en la pista.

En conclusión; ¡PASEN Y VEAN! Los próximos 5 años pueden dar pie a un espectáculo memorable, donde entre trapecistas, malabares, fieras y payasos, veamos surgir una Unión Europea digna del espectáculo más grande del mundo. Mientras tanto, seguiremos describiéndoles la función desde estas líneas.

Recuerden que la UE puede ser fácil y divertida,

[1] Existe un teorema en juegos malabares, planteado por Claude Shannon, donde se plantea que el número de malabares que pueden manejarse es proporcial al número de manos.  https://www2.bc.edu/~lewbel/jugweb/sciamjug.pdf

[2] Ver T.U.E art 13 y ss donde se describen las competencias de cada Institución

[3] Art 25 del TUE

Visiones para nuestro futuro común en Europa

Entrevista por: Christian Simon

Título original: Visionen zu unserer gemeinsamen Zukunft in Europa

Traducida por: Miguel García Barea

«EuropeCanDoBetter» es un estudio internacional que recoge las diferentes visiones en Europa de jóvenes de cinco países diferentes para darles voz en el discurso político. En una entrevista con treffpunkteuropa.de, el  investigador asociado Ariane Jordan habla sobre ese proyecto, las posibles soluciones a los retos europeos y la falta de representación de los jóvenes en la política continental.

 

e920316d17021816c3866c3f185a9555

 

treffpunkteuropa.de: EuropeCanDoBetter es un proyecto ambicioso. ¿Cómo puede ayudar a Europa a superar la crisis?

 

Ariane Jordan: En primer lugar, nos gustaría que participasen tantos jóvenes como fuera posible para contribuir con su opinión sobre Europa y disfrutar durante el tratamiento del tema. La atención se centrará en toda propuesta constructiva que pueda solucionar los distintos desafíos europeos: sólo con visiones que contemplen un futuro común dentro de Europa se puede emprender el camino correcto. A la luz de esto, nuestro objetivo es traducir los resultados de «EuropeCanDoBetter» en aportaciones  para la construcción del discurso sobre el futuro de Europa. Un largo viaje  consta de pequeños pasos. Estaremos encantados de caminar juntos  recopilando las opiniones de los jóvenes más implicados y así proporcionar orientación e inspiración para los responsables políticos.

 

¿Y cómo se va a lograr?

 

La Embajada de Polonia, la Oficina Federal de Relaciones Exteriores y varios medios de comunicación ya han mostrado interés en nuestro proyecto. En principio, obviamente, los resultados solo estarán disponibles para nuestros socios, simpatizantes y organizaciones que participaron en el proyecto. Más adelante, se presentarán públicamente en una rueda de prensa que tendrá lugar al final del proceso.

 

Para describir el proyecto en términos algo más claros, se podría decir que su objetivo es salvar el sentimiento  colectivo de “comunidad” en Europa. ¿Cómo se os ocurrió la idea?

 

Todo comenzó durante un seminario en la Universidad Heinrich Heine de Düsseldorf, cuando los estudiantes estaban discutiendo sobre varios puntos: ¿cuáles serán las consecuencias para el futuro de Europa si corremos el riesgo de que cada país se ocupe en exclusiva de sus propios intereses? ¿Y se ha vuelto tan impopular el sentido europeo de la comunidad como se dice por ahí? Esta discusión nos llevó a establecer un proyecto centrado precisamente en estas cuestiones. Además, había un sector de la población cuya opinión no estaba lo suficientemente representada: los jóvenes. Seguimos hablando de las «generaciones futuras», pero todavía somos incapaces de involucrarlas en el discurso público.

 

Se ha preguntado a los jóvenes de cuatro países diferentes. ¿Es suficiente?

 

Por supuesto que nos hubiera gustado incluir más países de nuestro proyecto, pero tuvimos que adaptarnos a los recursos disponibles. Dadas las circunstancias, una comparación entre cuatro países es ya de por sí una tarea bastante ambiciosa.

 

Así que nos escogieron al azar Alemania, el Reino Unido, España y Polonia.

 

No hemos elegido a estos cuatro países sin orden ni concierto. Basamos nuestra selección en el principio de «la mayor diversidad de casos posible», es decir, nos fijamos en los países que más se diferencian entre sí con respecto a sus actitudes hacia Europa. Tenemos a un país europeísta como Polonia, al más escéptico de todos (Reino Unido) y uno en crisis como España. Alemania fue, en cierto modo, una opción obvia (se trata del país en el que se está llevando a cabo el estudio.

 

¿Quién financia el proyecto?

 

EuropeCanDoBetter es un proyecto de la Fundación Centro de Cambio, una fundación científica sin ánimo de lucro e independiente, que se centra en proyectos relacionados con los cambios económicos y sociales. EuropeCanDoBetter es financiado en parte por la fundación y en parte por nuestro patrón en Düsseldorf, Udo van Meeteren. También contamos con el apoyo de la organización no lucrativa Fundación Hertie.

 

EuropeCanDoBetter es un socio de cooperación de los Jóvenes Europeos Federalistas (JEF). Sin duda es una buena manera de dar a conocer su proyecto. Hasta ahora, sin embargo, su página de Facebook sólo tiene alrededor de 200 «Me gusta» – señal de escasa relevancia. ¿Se han concienciado los jóvenes lo suficiente con su proyecto?

 

Hasta ahora, todos con los que hemos hablado han dado la bienvenida al proyecto. Prueba de ello es también el gran apoyo recibido por más de 80 organizaciones, que nos han ayudado a anunciar el proyecto entre sus respectivos miembros. Sin embargo, no debemos engañarnos: en estos días, hay bien de competencia entre proyectos relacionados con Europa. Sólo unos pocos, sin embargo, están orientados a las soluciones. En lugar de limitarnos pedir opiniones, nuestro objetivo es escuchar las  posibles soluciones que los jóvenes propongan para el futuro de Europa.

 

¿Por ejemplo?

 

Corresponde a los encuestados para definir la causa de esta sensación de crisis. De hecho, eso es exactamente lo que hace especial a nuestro proyecto: nosotros no definimos los aspectos más relevantes de la crisis. En su lugar, preguntamos a los participantes los temas y ámbitos de actuación que son más relevantes para ellos. En el proceso también queremos destacar los diferentes miedos que la gente de Polonia, España o Reino Unido puedan tener.

 

¿Ya se han producido los primeros resultados?

 

Sí, estarán disponibles en breve. Vamos a comenzar con la segunda oleada de encuestas dentro de tres o cuatro semanas: para entonces, habremos evaluado las opiniones de nuestros encuestados sobre los grandes retos para Europa. Hasta el momento, hemos recibido poco menos de 1.500 respuestas solo para esa misma pregunta.

 

Luego, ¿van a modificar las preguntas?

 

Al igual que el primer turno, el segundo también incluirá algunas preguntas fundamentales sobre Europa. Estamos interesados ​​principalmente en las reacciones a las consecuencias de la crisis financiera y el curso de la política exterior de la UE. En cualquier caso, casi ningún otro tema impulsa el debate tanto como (las elecciones y el Nuevo gobierno de) Grecia y el conflicto ucraniano. El enfoque de nuestro estudio, sin embargo, reside claramente en el desarrollo de posibles soluciones a los problemas que la propia generación joven haya enumerado en la primera ronda de encuestas.

 

Muchas gracias por la entrevista.

 

Entrevista se llevó a cabo por Christian Simon. Traducida al español por Miguel García Barea.

Si estás interesad@ en participar en el cuetionario, haz clic aquí

La Ventana da al este: Entrevista a Antón Yeschenko

Entrevista por Pablo Laboreo y Simone Corvatta.
Traducción del inglés por Pablo Laboreo.

 

El pasado miércoles 18 de febrero conocimos a Antón Yeschenko, en Santander. Miembro de AEGEE-Kiev, había venido a España para asistir como delegado al EPM (European Planning Meeting) de AEGEE, un evento temático de 5 días organizado cada año por AEGEE-Europe. En esta ocasión el tema elegido para el encuentro fue la discusión de posibles soluciones ante la creciente desconfianza y falta de comunicación entre los jóvenes de Rusia y los de Europa. No podíamos dejar pasar la oportunidad de hacerle algunas preguntas sobre el conflicto y la situación actual en su país.

A man walks past a destroyed railroad bridge which fell over a m

 

-PABLO: Muchas gracias ante todo Anton por participar en esta entrevista. Por favor, ¿podrías presentarte a nuestros lectores y explicarnos la razón por la que has venido a España?

ANTON: Me llamo Anton Yeschenko y tengo 22 años. Estudio un máster en cibernética, ingeniería de software en la Universidad Nacional Taras Shevchenko, en Kiev, aunque soy originario de Velikiy Kobelyachokm, una pequeña localidad situada a unos 300km al Este de Kiev.   He venido a España para asistir como delegado al encuentro de AEGEE celebrado en Burgos, que este año trata sobre las relaciones entre los jóvenes de la UE y Rusia.

-P: Supongo que el tema de este año tiene un significado especial para ti debido al actual conflicto en tu país.

-A: Bueno, en los últimos años prácticamente cualquier ciudadano ucraniano se ha interesado por este tema u otros relacionados, más aún desde lo que ocurrió en Maidan hace un año y empezaron las tensiones. Personalmente, siempre me ha interesado la historia del desarrollo del lenguaje ucraniano y ruso, y las relaciones entre estos dos países y comunidades desde un punto de vista histórico.

-P: ¿Tienes relación con gente de las zonas de conflicto, el Este de Ucrania?

-A: Mi exnovia, por ejemplo, es de Donetsk y en la universidad 2 o 3 de mis mejores amigos son también de Donetsk y Mariupol, ambas zonas en las que el conflicto armado está teniendo lugar ahora. Hemos tenido conversaciones sobre sus puntos de vista acerca del conflicto y sobre los problemas directos que les trae. Por ejemplo, una de mis compañeras de clase no ha podido ir a casa durante las vacaciones a causa de la guerra.

-P: ¿Dirías que tu relación con estos amigos ha cambiado, de una manera u otra, debido al conflicto?

-A: La gente que conozco de Ucrania del Este apoyan a Ucrania y están en contra de esta guerra, así que nada ha cambiado realmente entre nosotros. Pero por ejemplo mi tío tiene familiares tanto en el Este del país como en Rusia, que apoyan al lado pro-ruso y que antes de que la guerra estallara solían venir todos los años a ver a la familia, pero ahora la relación ha empeorado notablemente. Solo hablan por Skype de vez en cuando y usan un tono muy seco, llegando incluso a discutir y lanzarse acusaciones.

-P: Y en tu opinión, ¿cómo ha llegado Ucrania a esta situación? ¿Cuál es la razón, la causa del conflicto?

-A: Por supuesto no hay una respuesta fácil a esta pregunta y existen muchos factores. La mala situación económica tiene que ver desde luego. Hicieron falta muchos años para que la economía del país se recuperara tras la independencia de la Unión Soviética, pero desde aproximadamente el año 2000 al 2008 nuestro país creció rápidamente y las cosas mejoraron. Después llegó la crisis económica de 2008, que tuvo un impacto muy fuerte en Ucrania, y desde entonces la gente ha debido enfrentarse al desempleo y los problemas financieros. Unido a este delicado escenario, los medios de comunicación han estado caldeando el ambiente desde hace tiempo reforzando la idea en algunas personas de que no somos más que marionetas entre dos fuerzas, utilizadas tanto por la UE como por Rusia en sus disputas por ser un país pobre y fácil de influir.

La crisis en Ucrania comenzó cuando el gobierno ucraniano decidió no firmar un acuerdo con la UE el pasado otoño de 2013. No se trataba de un simple trato comercial, sino que tenía una importante carga política que habría comprometido a Ucrania a acercarse a ciertos valores y principios europeos. Este tratado había traído esperanza a muchos ciudadanos ucranianos, especialmente entre los estudiantes, como primer paso hacia una posible inclusión en la UE.

-A (continúa): Cuando Viktor Yanukovych decidió no firmar el tratado con la UE y en su lugar acercar posturas con Rusia, los estudiantes comenzaron las protestas pero en poco tiempo se les sumó mucha gente. Conforme la revolución iba ganando fuerza aparecieron seguidores de partidos de extrema derecha, que se aprovecharon de la situación y ganaron popularidad con un duro discurso nacionalista. Empezaron a promover actitudes y consignas contra las comunidades rusas del Este de Ucrania, actitudes que no fueron compartidas por la mayoría de la población como quedó demostrado en las elecciones de Mayo de 2014. Pero sí conozco gente e incluso algunos amigos que empezaron a mostrar, por ejemplo, tatuajes con la bandera de estos partidos y vimos cómo estos símbolos empezaron a ser más visibles que antes por las calles.

Yanukovych huyó del país cuando las protestas crecieron y se estableció un nuevo gobierno interino que firmó el acuerdo antes mencionado con la UE. Rusia, por su parte, rechazó reconocer al nuevo gobierno, acusó a la UE y a EEUU de financiar y dirigir un golpe de estado y tomó represalias invadiendo Crimea, lo que señalaba el inicio del conflicto armado.

-P: ¿Cómo se vive la situación en Kiev y el resto del país fuera del área directa de conflicto, en cuanto a las actividades diarias, trabajo, medios de comunicación, etc.?  

-A: En el Oeste y centro de Ucrania el desempleo por ejemplo no ha subido ni bajado sustancialmente debido a la guerra, pero el ejército ha reclutado a mucha gente y la ha enviado a las zonas de combate. Yo mismo conozco mucha gente que ha visto marchar a un hijo o incluso un padre a la guerra y algunos de ellos han muerto, así que en realidad el país completo está involucrado. Por otro lado, en términos económicos hemos visto cómo nuestra moneda, la grivna, ahora vale un tercio de lo que valía. Hace un año un euro (1€) equivalía a doce grivnas (12 ₴), hace un mes equivalía a dieciocho (18 ₴) y hoy un euro equivale a treinta y dos (32 ₴). Debido a las restricciones en el suministro de gas desde Rusia y su correspondiente subida de precio, por ejemplo, nuestra universidad este año ha decidido dar dos meses de vacaciones en invierno en vez de dos semanas y acabar más tarde en verano, para así ahorrar. La economía del país está básicamente al borde del colapso y la gente está tensa y preocupada, por supuesto. Si vosotros oís y habláis aquí de los problemas que tenemos en Ucrania imagina nosotros, es el único tema de conversación. Incluso si en la mayor parte del país no hay combates, todo el mundo ve la televisión y en las noticias locales solo aparecen historias sobre la guerra y gente asesinada, el miedo es el protagonista. Pero la verdad no es contada, no nos llega información sobre lo que pasa realmente porque o bien no se sabe o bien los medios no lo cuentan.

-P: ¿Crees que la ciudadanía ucraniana se siente respaldada por la UE?

-A: Nos sentimos apoyados, pero la sensación general es que la forma en que la UE está tomando parte en el conflicto, es decir imponiendo sanciones económicas a Rusia o como moderador en las negociaciones, no es la más adecuada ni efectiva. Las sanciones son utilizadas por Putin como excusa ante los suyos para justificar los propios problemas económicos de Rusia, en realidad causados por otros factores. Yo no sabría decir qué tipo de apoyos podemos pedir o esperar por parte de la UE pero si no me equivoco, estamos recibiendo grandes cantidades de dinero por vuestra parte [la de la UE] y a pesar de ello cada día que pasa nuestra crisis es más y más profunda a todos los niveles. No parece que la solución vaya a venir por ahí.

-P: ¿Cuál es el enfoque de los medios de comunicación nacionales respecto al apoyo de la UE? Tal y como has comentado, los partidos de extrema derecha ganaron fuerza durante las protestas, ¿puede ser que hayan contribuido los medios a este auge, en tu opinión?

-A: No lo creo. El tema es que hace un año, durante las manifestaciones y protestas, la presencia del partido nacionalista creció mucho pero luego concurrieron a las elecciones de Mayo del 2014 y la gente apenas los apoyó y no consiguieron representación en el parlamento. Puede que la gente se sienta más patriótica ahora, pero evitan los radicalismos.

-P: ¿De dónde podría venir una hipotética solución? ¿Qué podría hacer que el conflicto termine?

-A: Cualquier solución tiene que venir por la vía diplomática. Pero es difícil de imaginar algo parecido con las posturas y políticas actuales del lado ruso.

-P: ¿Y qué crees que va a pasar?

-A: Me da miedo hacer predicciones. Hemos visto cómo la región de Crimea fue ocupada en apenas dos semanas y nadie había pensado antes que algo parecido pudiera ocurrir.

-P: ¿Qué rol debería asumir la sociedad civil en este conflicto? ¿Qué crees que los ciudadanos de Ucrania, Rusia y la UE podrían hacer para ayudar a encontrar una solución?

-A: Pueden ayudar haciendo llegar información real, promoviendo la paz y presionando a los políticos para que alcancen un acuerdo. Algunas encuestas parecen indicar que Putin está ganando mucha popularidad en su país a pesar de la delicada crisis económica que afrontan ahora, y todo por su participación y postura en esta guerra. Pero la gente no es consciente de lo que en realidad están apoyando. Si vieran lo que está ocurriendo, la destrucción y sufrimiento para ambas partes en las zonas de conflicto y en Ucrania entera e hicieran un llamamiento a la paz, la situación entera podría cambiar.

 

30 Años Europeos en España

Escrito por: Clara Fajardo

 

En JEF España cumplimos 30 años y lo celebramos esta semana de la mejor manera que conocemos, creando democracia, festejando la unión en la diversidad y compartiendo con compañeros europeos retos y reflexiones sobre el ahora de Europa y el futuro que queremos desde Madrid. Promovemos una población activa, una sociedad participativa acercando Europa a los ciudadanos y viceversa a través de campañas de información, debates, intercambios internacionales juveniles y seminarios.

30 aniversario

 

Para ello, entre el 11 y el 14 de marzo tenemos programadas una serie de actividades para conmemorar nuestra existencia y nuestra causa, encuentros a los que asistirán miembros de la asociación como César Díaz Carrera o Luis de la Rasilla, así como europeístas convencidos muy experimentados en la materia como Enrique Barón Crespo, ex Presidente del Parlamento Europeo (1989-1992).

Los Jóvenes Europeístas y Federalistas (JEF) somos una organización no gubernamental cuyo objetivo es lograr una Europa más unida y democrática. JEF España pertenece a su vez a la red europea de JEF Europe, un conglomerado de más de 30 asociaciones en todo el continente europeo que vela por la creación de una federación democrática europea garante de una sociedad libre y justa al servicio de sus ciudadanos.

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

 

1)MEU (Model European Union): mayor empatía, imposible. Pedimos en muchas ocasiones que nuestros políticos se pongan en la piel del ciudadano ¿Y viceversa? Literalmente, estudiantes universitarios provenientes de toda España, entre el 11 y 14 de marzo, experimentarán cómo se trabaja en las Instituciones Europeas en la Universidad Carlos III de Madrid desarrollando el Modelo de Unión Europea.

En este caso, el leitmotiv en este MEU, versará sobre una propuesta de directiva para controlar los paraísos fiscales e implantar una tasa a las transacciones internacionales inspirada en la Tasa Tobin.

2)Conmemoración 30 aniversario JEF España: el próximo viernes 13 de marzo celebramos la entrada en la treintena, justo el mismo año en que España recuerda la firma de la carta de adhesión a la UE en 1985. Estamos en la causa desde el principio de nuestra historia unionista. Para ello, bajo el título The Future of the European Union: Unity, Solidarity, Democrazy, junto con compañeros del MEU y del seminario Federalist Weekend, hablaremos sobre los retos de Europa en un medio y largo plazo a partir de las 18.30 horas en el Congreso de los Diputados de Madrid.

Contaremos con la presencia de Eugenio Nasarre, miembro del Congreso de Diputados y Presidente del Consejo Español del Movimiento Europeo, Enrique Barón Crespo, ex Presidente del Parlamento Europeo (1989-1992) y con Paolo Vacca, Secretario General de la Unión de Federalistas Europeos.

3) Federalist Weekend: el Fin de Semana Federalista es un seminario en el que se nos concentraremos 120 miembros de la red de JEF y UEF Europe en Madrid entre el 13 y el 15 de marzo. Se trata de un encuentro internacional de jóvenes unidos por la causa europea en la que anualmente ponemos en común inquietudes, expectativas, posibles dificultades y programas de acción. Este año, qué mejor forma de celebrar nuestros 30 años sobre las tablas que invitando a compañeros de toda Europa a Madrid.

Estudiantes españoles convertidos en Eurodiputados

Escrito por: Clara Fajardo

Mayor empatía, imposible. Pedimos en muchas ocasiones que nuestros políticos se pongan en la piel del ciudadano ¿Y viceversa? Literalmente, estudiantes universitarios provenientes de toda España, entre el 11 y 13 de marzo, experimentarán cómo se trabaja en las Instituciones Europeas en la Universidad Carlos III de Madrid desarrollando el Modelo de Unión Europea.

MEU Madrid

Unos 150 alumnos procedentes de las asociaciones AECPOL (Asociación de Estudiantes de Ciencia Política) y JEF-Madrid (Jóvenes Europeístas Federalistas) organizan el Model of European Union (MEU), simulacro en el que tendrán la oportunidad de desempeñar los papeles de las instituciones europeas (Comisión, Consejo de Ministros y Parlamento) reproduciendo el día a día de su trabajo.

Durante el modelo, los participantes tendrán asignados distintos papeles: eurodiputado, miembro del consejo, periodista o lobista, con las mismas obligaciones y deberes que sus homólogos en la vida real. Los eurodiputados tendrán que cumplir con el interés de sus votantes, los miembros del Consejo, buscarán defender los intereses de los países que representan, los periodistas deberán cubrir las noticias relevantes, incluyendo le premisa imperante de los plumillas de obtener exclusivas, así como publicar un periódico diario informando de lo que ocurra. Los lobistas defenderán los intereses particulares en torno a la directiva a aprobar.

 

En este caso, el leitmotiv en este MEU, versará sobre una propuesta de directiva para controlar los paraísos fiscales e implantar una tasa a las transacciones internacionales inspirada en la Tasa Tobin. Para ello se seguirá el proceso de elaboración de las leyes comunitarias (reglamentos) conocido como Codecisión, en el que en un mano a mano entre Parlamento Europeo y Consejo, se parlamentará para buscar un acuerdo sólido bien avenido siendo lo más fieles posibles a la realidad frenética en Bruselas.

 

La idea de un modelo protagonizado por estudiantes y que reproduzca el funcionamiento de las instituciones nació en 2007 en Estrasburgo. Desde entonces, ha tenido gran éxito y se viene repitiendo en numerosas ciudades europeas todos los años.